Páginas

18.6.10

Adiós, Saramago, adiós.

13 comentarios:

Maite dijo...

Se ha ido un grande. Aprovecharé para releer "Ensayo sobre la ceguera", un libro genial.

nigella dijo...

Un gran trasparente, que diría Julio.
"ES TIEMPO DE QUE LA TIERRA CAMBIE AL HOMBRE"

Clara Obligado dijo...

Tuvo una existencia larga, completa, fue amado y dejó muchos buenos libros. Es una vida que hay que celebrar.

carmen peire dijo...

Sí, tuvo una vida completa. Pero cuando un referente se marcha, es como si todos nos quedáramos un poco huérfanos. ¿Quién recoge la antorcha? Me pasa lo mismo cuando pienso en gente como él, Jose Luis Sampedro, el propio Labordeta, tan cercano y tan en el fin... Bueno, estoy un poco depre.
Pero está bien morir a los 87 años y tantas cosas hechas. Una de las cosas que más me impresionó fue su discurso del Nobel cuando dijo haber tenido la inmensa suerte de conocer a una de las personas más sabias del mundo, su abuelo, que era analfabeto, a quien debía casi todo.
armen Peire

Clara Obligado dijo...

Lo que entristece es que la vida se termina. En el caso de Saramago, ¿qué más se le puede pedir a esa vida? Y siempre podremos seguir leyéndolo, lo que no es poco. Y no te deprimas, Carmen, no te deprimas... O sí, y tranquilamente, por qué no.

Sebastián dijo...

qué bonita foto...

María del Pilar dijo...

Ayer me emocioné con su reportaje en Informe Semanal. Cuando le preguntaron qué le pedía a la vida, dijo: "tiempo". Admiro a estos ilustres sabios, sencillos, que desaparecen y dejan un rastro de dignidad en el que poder mirarnos.
Ya le echo de menos.

Isabel González González dijo...

Saramago comentaba a menudo que antes de morir, su abuelo se despidió de los árboles de su huerta abrazándolos uno a uno. Eso me recuerda siempre a mi abuelo Paco, también un labrador pobre. Mi abuelo que justo sabía leer, solía recitarnos un poema dedicado a los árboles. Se trata del poema 'Viajero, escucha' de Rabindranath Tagore. Pero eso sólo lo supe después. Para mí será siempre el poema de mi abuelo. El poema con el que ganó un concurso en el centro de jubilados de su pueblo. Los abuelos. Los hombres sabios. Los árboles.

'Viajero, escucha'

Viajero, escucha:
Yo soy la tabla de tu cuna,
la madera de tu barca,
la superficie de tu mesa,
la puerta de tu casa.
Yo soy el mango de tu herramienta,
el bastón de tu vejez.
Yo soy el fruto que te regala y te nutre,
la sombra bienhechora que te cobija contra los ardores del estío,
el refugio amable de los pájaros que alegran con su canto tus horas y limpian de insectos tus campos.
Yo soy la hermosura del paisaje,
el encanto de la huerta,
la señal de la montaña,
el lindero del camino.....
Yo soy la leña que te calienta en los días de invierno,
el perfume que te regala y embalsama al aire a todas horas,
la salud de tu cuerpo y la alegría de tu alma.
Por último yo soy la madera de tu ataúd.
Por todo esto, viajero que me contemplas,
tú que me plantaste con tu mano y puedes llamarme hijo,
o que me has contemplado tantas veces,
mírame bien,
pero..... no me hagas daño.

María dijo...

A mí también me encantó su discurso para el Nobel, y la referencia a la narración oral, personifiada en su propio abuelo...

Pilar Gómez Esteban dijo...

Sí, una se queda un poco huérfana cuando se va alguien así. Tuve la oportunidad de compartir una cena con él y con Pilar hace años y Saramago crecía en la corta distancia, cosa que a muchos de los "grandes" no sólo no les ocurre, sino todo lo contrario.
Clara tiene razón, creo que hay que celebrar una vida fecunda en todos los sentidos... y un abuelo sabio.

Gustavo A. Ordoño Marín dijo...

Pues yo estoy como la Peire...algo sosiño, depre; de broma, para hacerme el interesante, contaba que en otra vida había sido un marinero portugués del siglo XV, a las órdenes de Enrique el Navegante, y ahora creo que es verdad, porque me ha inundado la tristeza y la saudade lusa y creo que mi carabela navega estos días sin un timonel de primera, sin uno de los mejores referentes...qué lástima. En fin, Carmen, escuché a Labordeta en la radio, por lo se su libro “Regular, gracias a Dios”, me pareció animado, tú debes saber más. Leí el del beduino en las Corte y lo pasé genial. Esperemos que ese timonel siga ayudándonos a pasar los mares de sargazos cotidianos...
Besos y abrazos,
Gus

Anónimo dijo...

Un consecuente!

Pd: me gusta el new look del blog, pero se me hace muy verde...y me cansa leer.

Sole

Clara Obligado dijo...

tendremos en cuenta su queja, buena señora... Un abrazo.