Páginas

29.1.10

Un día triste para el pez plátano. Homenaje a Salinger, (1919-2010)


"Hay una paz maravillosa en no publicar. Es pacífico. Tranquilo. Publicar es una terrible invasión de mi vida privada. Me gusta escribir. Amo escribir. Pero escribo sólo para mi mismo y desde mi propio placer"
(de la única entrevista concedida por J.D. Salinger. The New York Times, 1974)

Así comienza "El guardían entre el centeno", publicado en castellano por Alianza Editorial.

"Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia, qué hacían mis padres antes de tenerme a mí, y demás puñetas estilo David Copperfield, pero no tengo ganas de contarles nada de eso. Primero porque es una lata, y, segundo, porque a mis padres les daría un ataque si yo me pusiera aquí a hablarles de su vida privada. Para esas cosas son muy especiales, sobre todo mi padre. Son buena gente, no digo que no, pero a quisquillosos no hay quien les gane. Además, no crean que voy a contarles mi autobiografía con pelos y señales. Sólo voy a hablarles de una cosa de locos que me pasó durante las Navidades pasadas, antes de que me quedara tan débil que tuvieran que mandarme aquí a reponerme un poco".

Así, en primera persona, comienza Holden Caufield a narrar su vida, y la novela se convirtió en libro de culto para toda una generación. Uno de sus fans, Mark David Chapman, luego de asesinar a John Lenon, acudió al texto como fuente en la que se podía encontrar la explicación de sus actos.


¿Qué impresión te causó este libro, o los cuentos de Salinger? ¿Quieres compartir este pequeño homenaje, dejando algún comentario?




26 comentarios:

Sebastián dijo...

Me gustan más los cuentos de Salinger que "El guardián entre el centeno", me parece uno de los mejores cuentistas norteamericanos, en particular por las mezclas aparentemente imposibles de sus relatos: la ternura y la ironía, en Teddy, lo realista y lo fantástico, en "Boca bonita, verdes tus ojos". Uno de los grandes.

Carmen dijo...

Me encantaría no haber leído sus cuentos para tener la oportunidad de volver a descubrirlos. Es fantástico.

María dijo...

La voz del protagonista en " El guardián en el centeno" es extraordinaria..el lector queda atrapado sin salida...me recuerda a la voz del comienzo de Moby Dick: "Llamadme Ismael" Y creo que Salinger era admirador de Melville.

elisabeth dijo...

De Salinger me gusta todo, "el pez banana..." El guardian en el centeno"... El lenguaje de su protagonista, el ambiente, la descripción tragicómica del lado oscuro de la vida... Una pena que dejase de publicar. Veremos a ver si aparece algo ahora. Decía que seguía escribiendo pero para sí mismo. Probablemente tenga algo por ahí escondido. Seguro. Tenía demasiado talento. Y cuesta creer que lo que haya escrito no lo quiera compartir con alguien alguna vez, el escribir para uno mismo requiere otro tipo de tempo, de ritmo, de energía...

Clara Obligado dijo...

Ojalá que aparezcan nuevos textos, sería un gran regalo. A mi me gustan sus cuentos más que "El guardián...", aunque reconozco que es un prodigio. Me gusta, en particular, Teddy, creo que es un cuento fiosófico magnífico. Como pasa con buenos cuentos, muchas veces me ha vuelto a la cabeza y he ido comprendiendo sus matices. Sin duda, uno de los grandes del género.

María dijo...

Creo que hay que releer " El guardián..." ahora que tenemos más ojo crítico...Yo lo leí hace mucho, y recuerdo que me costó... Vi en algún crítico que así como Dickens hace un trabajo sobre la infancia que renueva la visión que se tiene de ella, Salinger recrea la visión del adolescente tal cual lo entendemos hoy... serían esos valores de influencia de la literatura en la cultura...En fin, lo voy a releer. Siempre se siente algo especial al despedir a un gran escritor, ¿verdad?

Rafael dijo...

Lo lei hace mucho tiempo, cuando gozaba de mis dieciocho primaveras, mas o menos. Y recuerdo que me dejó una honda impresión, que a medida que ha pasado el tiempo, se ha ido difuminando. Creo que seria la hora de releerlo, ahora con mas ojo critico, como dice Maria.
Un cordial saludo.

Jorge V. dijo...

OTRA PERDIDA
El periodista y escritor argentino Tomás Eloy Martínez murió hoy a los 75 años tras una larga lucha contra el cáncer.

Entre sus principales novelas figuran "Santa Evita", traducida a más de 30 idiomas, y "La novela de Perón", basadas en las vidas del presidente argentino Juan Domingo y su segunda esposa, Eva Perón, en las que combinó elementos de la ficción y la realidad.

Asimismo fue el autor de otras muchas novelas como "El cantor de tango", "La mano del amo", "El vuelo de la reina" y "Purgatorio", la colección de relatos "Lugar común la muerte" y el relato periodístico "La pasión según Trelew", además de escribir libretos de cine y televisión. Era asimismo columnista de los diarios "El País" de España y del "The New York Times".

María dijo...

Dios mío, cuántas despedidas juntas este verano!!! Sería interesante reflexionar sobre nuestra relación con nuestros autores predilectos... nos dejan sus obras, pero qué extraña pena cuando se van, como gente de carne y hueso, cuando sabemos que ya no habrá "El nuevo libro de Eloy Martínez", cuando sabemos, como muestra la TV, que murió rodeado de sus 7 hijos, cuando oímos los balbuceos de los periodistas, que no dicen que fue un importantisimo pensador de la cultura argentina...
Esperemos que Salinger nos dé una sorpresa y haya " Un nuevo libro de Salinger"

Marioneta dijo...

El guardián en el centeno no me gustó. Excesivamente evanescente. Efectivamente, me parece Salinger lo escribió "solo para si mismo y para su propio placer". Y reconozco tener prejuicios personales contra ese tipo de literatura ;) ;)

María dijo...

Yo también tengo antipatías literarias, unas justificadas, otras no...y también me costó ese libro...pero reconozco mi error..abre el mundo de lo moderno, hay que aguantar los cambios,y a veces esperar un poco para releer.Es un libro sobre la adolescencia y la posibilidad de la locura, cuestión de gran peso en los años posteriores..a releer, Marioneta, y yo también...

evohe dijo...

Curiosamente he vuelto a releer el Guardián entre el Centeno para el taller juvenil. fue la lectura sugerida en estas navidades. Particularmente me gustó más ahora que la primera vez que lo leí. Le encontré muchas más cosas: el nombre "Holden" del protagonista, el por qué del título, el poema de Burns en el que está inspirado...descubri el submundo del mundo que contó, y no es el psiquiátrico, ni la historia de un adolescente problemático, sino el por qué era problemático, apoyado por el título. Como en la literatura se trata de rebuscar el enigma, sugiero que lo hagamos. Yo tengo mi versión que, curiosamente, nadie ha recogido estos días al hablar del Guardián entre el Centeno. ¿Era demasiado fuerte como para mencionarlo?

Clara Obligado dijo...

Carmen, ¿por qué no aprovechas este espacio y desarrollas aquí una síntesis de tus teorías? Me vas a matar de la intriga... abrazo, Clara

elisabeth dijo...

Yo tamabién lo releí este verano con el fin de poder darselo a mi hijo que tiene más o menos la edad del protagonista. Fué muy revelador leerlo rodeada de adolescentes como estoy ahora. Casi asustante ver como Salinger consigue reflejar al adolescente problemático. Tan real hasta los mas mínimos detalles...

María dijo...

Eso, a contar un poco los secretos de lectura! De paso, homenajeamos a Carver...y sí, el título es muy misterioso..bellamente misterioso, digamos..¿o temiblemente misterioso?

evohe dijo...

Je, je, Clara, sabía yo...Pistas: - 1 Holden,participio de to held:aguantar, retener,agarrar,asir, juzgar
2 Poema de Burns de donde sacó el título, añadiéndole "el guardián"

cruzando el centeno, pobre cuerpo
cruzando el centeno
se le volaba la faldilla
cruzando el centeno.

Si un cuerpo choca un cuerpo
cruzando por el centeno
si un cuerpo besa un cuerpo
¿tiene un cuerpo que llorar?

Si un cuerpo choca un cuerpo
cruzando por el valle
Si un cuerpo besa al cuerpo
¿Tiene el mundo que saberlo?

El de Jenny es un cuerpo pequeño y dulce
Jenny casi nunca tiene sed
Y se le vuela la faldilla
cuando cruza por el centeno...

El protagonista quiere ser el guardián entre el centeno para que a los niños no les pasen cosas como éstas.
Ultima pista: cuando sale corriendo de casa del profesor que le está acariciando la cabeza... está harto de lo abusos que ha tenido docenas de veces.

En fin, todo menos evanescente

María dijo...

Es que muchas veces ese aspecto "evanescente",como lo siente Marioneta, suele esconder cosas difíciles de decir directamente sin transgredir demasiado muchas reglas literarias o arriesgarse a ello, por lo menos...Ejemplo: "El sonido y la furia" de Faulkner oculta una historia de incesto tras su aparente hermetismo...
Qué bien la relación con el poema de Burns!

Nuria Sierra dijo...

Yo también lo leí hace años y me dejó una sensación parecida a la de evohe. Es un texto muy sutil y difícil para una sola lectura. Pero no creo que lo escribiera para su propio placer, sospecho que esa pose de ermitaño era más una coraza frente al mundo.

carmen dijo...

Gracias Clara, lo dejé por imposible y me dí de alta con otra cuenta que utilizo más, qué cabeza la mía...
Salinger me deja una especie de desazón siempre porque deja intuir de una manera tan sutil asuntos tan escabrosos, que nunca sabes si es la voluntad del autor o que tú tienes una mente retorcida y malpensada...es curioso y tan difícil hacer eso...lo admiro mucho por ello.
Salinger ha muerto esta semana, aunque nos dejó hace muchos años...por voluntad propia, para escribir con total libertad, sin depender de editoriales ni lectores, escribía para él, por puro placer... Ahora que ha fallecido comenzarán a salir a la luz todos esos escritos libres e inéditos desde hace más de 30 años. No conozco escritores tan de culto y tan ocultos por propia voluntad, contemporáneos nuestros,a mí me resulta fascinante poder vivir lo que salga a la luz ahora...

María dijo...

Es de culto , pero todo el mundo ha leído su obra, o lo que él quiso publicar...Será muy interesante ver qué aparece..
Es cierto que es admirable un autor que nos deja pensando cosas escabrosas pero no "no las dice" directamente..es muy respetuoso de su lector, evidentemente, no nos corre por el centeno para decirnos nada que no podamos ver por nosotros mismos..

MisterPond dijo...

Leí EL GUARDIÁN cuando era adolescente y no me gustó. Lo leí más tarde y me capturó por su dominio de la técnica, por la creación de ese fantástico narrador en primera persona y porque me di cuenta de lo mucho que ha influenciado en el cine y literatura posteriores.

Al contrario de lo que suele decirse, creo que es una novela para leer cuando NO eres adolescente.

Pero emocionarme, lo que se dice emocionarme... eso sólo lo han conseguido sus relatos.

Christian dijo...

Lo veo parecido a Dickens, en algún punto, él mismo habla de David Copperfield al comienzo de la novela, pero en una relación de espejos invertidos, como si se ocupara de iluminar otros aspectos del corazón de los personajes. Me encanta el tono de la novela, casi imposible de lograr, sigo admirándolo más como cuentista.

pandoraviaja dijo...

El guardian fue todo un hallazgo, por su frescura, lo conseguida que está la voz del adolescente...pero desde luego me sorprendieron más sus cuentos; me encandilaron desde el principio y más que leer parecía que tenía sentado a mi lado a alguien que me hablaba.....Blanca

Carmen dijo...

Hace años leí El guardián... Este verano volví a leerlo, y me cautivó igual que la primera vez. El carácter cínico, sarcástico, arisco, a veces resignado e irascible de su protagonista, te envuelve en cada párrafo.
Más tarde leí sus cuentos, y no me defraudaron.
Creo que volveré a leerlos.

María dijo...

¿Estamos haciendo silencio? Eso es muy "Salingeriano". Todo un homenaje...

Gustavo A. Ordoño Marín dijo...

Entro tarde, como siempre, a los debates que me interesan, pero a ver si aún se aviva. Leí hace poco "El Guardián", este agosto, porque siempre llevo en verano (del Hemisferio Norte) una obra "pendiente", de las que me obligo a leer antes de irme al otro barrio...bueno, cuando la leí me salió la vena historiadora y me acordé de la generación beat (mediados de los 50) y que esta obra podía haber sido la que abriese el camino a todos esos estereotipos juveniles, adolescentes, de la "contracultura", pioneros de otros "movimientos contra" de la década los 60 (Hippies, Rock...Beatles...Lenon). Me gustó, aunque por desgracia influido ya por todo un cine y literatura del género "adolescente" conflictivo o asocial no me impactó tanto como esperaba (me acordé también de lo del asesino de John Lenon y la leí contaminado por ese "morbo", poniéndome más en la mente del criminal que de Holden).
Saludos,
Gus