Páginas

22.1.10

Isak Dinesen, los buenos y los malos.


Entre las muchas paradojas que plantea Isak Dinesen, una de las que más me interesa está relacionada con el tema del bien y del mal. O más bien, con quiénes son los buenos y quiénes son los malos, en este caso, en una familia. ¿Qué función tiene la "oveja negra", si es que tiene alguna? ¿Cuáles son las leyes familiares que se deben cumplir? ¿Qué marcos se deben respetar? He elegido La familia Cats como uno de mis cuentos favoritos porque gira sobre estas ideas. Os invito a comentarlo.


12 comentarios:

Ludo dijo...

¿Es conseguible en alguna tienda? ¿O me he perdido el enlace?

Ludo dijo...

Vale, acabo de encontrarlo. Pongo el link, que no lo he visto en la entrada:

http://www.escrituracreativa.com/escrituracreativa/EDITOR_ONLINE/pdf/cats.doc

Clara Obligado dijo...

Ludo, dame un ratito para subir el cuento, es simplemente que vas muy de prisa, ya lo están colgando. Espero que te guste, es un cuento que me encanta.

María dijo...

Para comenzar el análisis, que puede ser extenso, diré que me llamó la atención el tono de "relato moral", la fuerte sensibilidad de la autora sobre el hecho de que el cuento es un hecho literario (hay un Cats que se sonroja "como una heroína de novela"), y las magníficas descripciones.

Sebastián dijo...

Me gustó muchísimo el cuento y estoy de acuerdo con la autora, la llamada "buena gente" es muchas veces bastante peligrosa y su actitud se basa en la soberbia. Una descripción muy interesante y una buena reflexión sobre lo que se cuece en muchas familias.

María dijo...

Don de síntesis, el de Sebastián. Ese es el fondo de la cuestión...Lo raro sería entonces que la familia Cats, gracias a su oveja negra llega a tener conciencia de una situación que en muchas familias está negada..y en muchos lugares más amplios que familias, también...¿quién no ha oído hablar a esas terribles "ovejas blancas" ?
También es notable cómo, a pesar de la crítica, que es muy desembozada, en el estilo del cuento moral, la autora utiliza los recursos literarios más finos en la descripción , como en la reunión final de la familia..Hay una doble técnica en ese cuento, que lo aleja del cuento moral simple, y lo hace notable. La oveja negra siempre está descripta con sencillez, de manera plana, y la familia en cambio es casi un cuadro flamenco.

Clara Obligado dijo...

Muy bueno tu comentario, María, y que el destino nos libre de las "ovejas blancas", eso lo sabemos muy bien vos y yo...

Carmen dijo...

Sí, como bien señala Dinesen, con las paradojas a las que nos tiene acostumbrados, cuidado con "los buenos", porque piensan que de ellos es el reino de los cielos, y todo lo demás.

María dijo...

Sí, paradojas, es cierto...Muchas veces hay una figura retórica que es el punto fuerte de un escritor/a...y puede que la de Dinesen sea la paradoja, así como la enumeración es la de Borges...

Nuria Sierra dijo...

Cómo me enganchó el texto!!
Añado a lo ya dicho (ese tono de moral paradójica), la influencia de los textos bíblicos. ¿A nadie más le parece que Jeremías es una especie de Jesucristo? ¿Crucificado por los pecados de sus familiares? ¿"Sacrificándose" por la virtud, la justicia y el bien?
Me encanta ese sabor rancio y provinciano de las apariencias, del qué dirán, de vivir de cara a la galería.
Y la descripción de los Cats es fabulosa: <>

Juana dijo...

Más que un Cristo, Jeremías me pareció el ganadaor de esta historia.
Maravillosa Isak Dinesen con el anuncio modesto del cuento “cuyo único mérito es la excelencia de sus principios morales” y con las pinceladas de los enredos familiares con el dinero para comprar “el bien”. Jeremías ocupa el mejor lugar, se va con Jacobina y se libera despreocupadode su familia , me dieron ganas de acompañarlo y conocer su relato, parece que sabe vivir.
Clara, ¿será que a Karen B.no le gustana los gatos?

Clara Obligado dijo...

Hola, Juana, qué bien vos por aquí. Seguro que sí le gustaban, si le gustaban los leones, como cuentan, que no son más que gatos grandes... Y sí, Jeremías es el mejor personaje de la historia, no está atado a la tradición familiar, no ocupa el lugar que le asignaron sino que corre sus propios riesgos, es mucho más libre que sus patriarcas...