Páginas

5.1.10

Andrés Neuman, la Nueva Gramática de la Lengua Española y los ancestros.


Hoy, en mi mañana (las dos de la tarde) recibo una llamada de mi querido Andrés Neuman, perdido desde hace un año por América Latina a causa de la promoción de su premio Alfaguara. No sabía, en la somnolencia, si su voz venía de Honduras o de la vuelta de la esquina, pero resultó que estaba en su casa, en Granada. Me llamaba para contarme que ambos estamos citados en la Nueva Gramática de la Lengua Española, que ha sobrevivido a la gira y que, (impresionante, Andrés), ha terminado un nuevo libro. Al cortar me pregunté: ¿qué significa que te citen en tan excelso tratado? ¿Y qué significa para mí? La primera sensación fue la de que estaba muerta. Cuando uno aparece en la bibliografía de una obra de tal envergadura, sin duda está muerto. Pero luego encontré a Andrés, a Ani Shúa, y resucité. El segundo impulso fue claramente paranoico: ¿me habrán citado por alguna innovación, o por algún error deplorable? ¿estarán santificándome, o exponiéndome a la vergüenza pública? Imposible averiguarlo. Por fin, recompuesta la autoestima, tuve una sensación peculiar: había superado a mis ancestros. Provengo de  una familia de escritores. Normalmente, en los diccionarios y obras de estudio, no aparezco citada yo, sino mi abuelo y mi bisabuelo, la tradición masculina y poética. ¿Cómo yo, mujer emigrante, narradora además, podía estar a su altura? Y sí, ahí estaba, en femenino singular, en camisón, muerta de sueño, tomándome un café con leche. Fue un magnífico regalo de Reyes.

         

56 comentarios:

Anónimo dijo...

Si fueras tan amable de dar tu nombre y decir quién eres comprenderíamos mejor la entrada. No aparece por parte, siquiera en el menú lateral de la izquierda. Los nuevos lectores del Taller, y el que entró hoy por primera vez, te lo agradeceremos.
Feliz año.
Dayanara

alicia dijo...

Enhorabuena, Clara. Te lo mereces. Desde mucho tiempo atrás te lo vienes mereciendo. Besos y feliz noche de reyes republicanos...

Clara Obligado dijo...

Dayanara, soy Clara Obligado, llevo normalmente este blog así que estas entradas en primera persona siempre son mías. Bienvenida, espero verte más por aquí. Y Alicia, muchas gracias, no sé si me lo merezco, ya sabemos cómo son los criterios de evaluación, muy aleatorios en general, pero sí que me puso contenta. Otro abrazo, esta vez de reinas, por qué no.

María dijo...

Buenísimo...siempre es alegre y renovador girar las cuestiones..y de masculino a femenino es un buen giro....¡Felicitaciones!

Clara Obligado dijo...

Gracias, María, estoy segura de que me comprenderás bien...

Alicia Ferrera dijo...

Mi más sincera enhorabuena. Entiendo que estés contenta y eso me alegra, pero si apareces allí es también porque eres necesaria, porque nos enriqueces, y eso es de agradecer.
Y un inciso: ¿quién es tu bisabuelo? Conozco a tu abuelo, por supuesto, pero declaro mi absoluta ignorancia respecto de tu bisabuelo. Por favor, dános más datos.

Clara Obligado dijo...

Gracias, Alicia, yo creo que siempre estas cosas también tienen un poco que ver con la casualidad. Y va el cotilleo familiar: mi bisabuelo era Rafael Obligado, autor del Santos Vega, que es sin duda el que te sonará más. Mi abuelo, Carlos Obligado, fue poeta, traductor de Poe y de Keats, miembro de la Academia Argentina de las Letras. De hecho, cuando era universitaria, estudiaba en la biblioteca de la Academia bajo su retrato. Todo esto ha tenido en mi un doble efecto: por un lado, la literatura siempre me ha resultado natural, como a un hijo de carpintero le resulta natural saber de maderas, por otro, me ha pesado mucho, ya que es una tradición poética y masculina bastante agobiante. Piensa, por ejemplo, que gran parte de mis profesores habían sido alumnos de mi abuelo y no dejaban de recordármelo. Aquí, en España, donde piensan que "Obligado" es un apellido portugués, vivo, en ese sentido, mucho más relajada, puedo ser quien soy sin tantas comparaciones.

Alicia Ferrera dijo...

Ahh! Craso error. Hubiera jurado que Rafael era tu abuelo (que es, entonces, a quien no conozco). Y sí, el Santos Vega es una institución ¡cómo no recordarlo!

Ludo dijo...

Me uno a las felicitaciones. Puede que no lo estuvieras esperando, pero seguro que hace muchísima ilusión. :)

Nuria Sierra dijo...

Enhorabuena Clara!!! Sobre todo por romper el lastre genético-literario XY. Que tu abuelo te vigile desde un marco tiene que tener una recompensa...
Y además, ¿sabes que la "Nueva Gramática" ha sido el bestseller de estas Navidades? Jajaja, ¿no te sientes como un personaje de Dan Brown?

Isabel González dijo...

Tres trastos de tigres tremendos, transgresores y trotamundos trepan a la Gramática. ¡Trepidad ancestros! Congratulations.

Clara Obligado dijo...

Nuria, la verdad es que no sé qué decirte, no estoy segura de querer convertirme en un personaje de Dan Brown. Isabel, ¡tres besos tremendos!

Susana (todos los gatos) dijo...

Clarungi: ¿acaso alguien dudaba que ibas a estar citada)
Los que tenemos la suerte de conocerte como profe y amiga no esperábamos menos.
Un beso, Susana

Susana (todos los gatos) dijo...

Clarungi: ¿acaso alguien dudaba que ibas a estar citada)
Los que tenemos la suerte de conocerte como profe y amiga no esperábamos menos.
Un beso, Susana

Clara Obligado dijo...

Susana, si en algún momento me siento deprimida, te llamo para que me levantes la moral...

Nuria Sierra dijo...

Clara, yo también espero que no te conviertas en un personaje de superventas por muchos miles de Nuevas Gramáticas que se vendan. Eres una "inmortal" muy cercana y los que tenemos la suerte de aprender de ti, lo agradecemos. Ahí queda eso!

Clara Obligado dijo...

qué día tan piropeado que llevo hoy, ¿será un presagio del nuevo año? Gracias, Nuria, no creas que no es un placer trabajar contigo...

María dijo...

Clara, espero que tus cosas, hogar, etc, se vean beneficiados por lo de "limpiar, lustrar y dar esplendor", que es característico de la Academia...Me alegra muchísimo que tres diablitos se suban a las nubes de la normativa...

Leonor Acuña dijo...

Me alegro por todo: porque estés allí, porque lo logres desde esa migración/exilio dolorosa exitosa ecuménica, porque la tradición te siga. Besos, Leonor

María dijo...

Buena la entrada, Leonor... y el lugar desde donde se habla, la Universidad de Buenos Aires..así como tu experiencia en temas de las Lenguas y sus relaciones.

Clara Obligado dijo...

Gracias, Leonor, es muy cariñoso lo que me decís, y más viniendo de una experta como vos. Ya sabés, siempre he defendido que nuestro castellano vale tanto como el que se habla en España, y esto lo podemos tomar como un reconocimiento en ese sentido, así sí que lo veo como un pequeño triunfo, como algo que tiene sentido. Más desde mi postura de emigrante, que hace que en general no te reconozca nadie como parte de su tribu...

Leonor Acuña dijo...

Desde el calor porteño sigo la charla sobre este tema y les respondo a vos y a María:
No tengo la nueva gramática (no creo que la tenga por un tiempo porque debe ser carísima)así que no estoy hablando de cómo estás citada sino de que estés citada. Imagino que tiene que ver con el hecho de que, por ser una escritora consagrada, alguna forma americana/argentina que usaste es incorporada a la explicación gramatical. Sospecho que la Viviana de "Salsa" encontró tal vez el lugar para sus palabras "congeladas".
No quiero hablar desde la universidad sino pensando en los hablantes que sufren desarraigos lingüísticos, en la infelicidad de los hablantes que oscilan entre disfrazar su lengua vistiéndola de seda y exhibirla con doloroso orgullo.
Que estés incluida en la nueva gramática es tal vez (sigo especulando) un paso para el cambio de la lengua a favor de los hablantes.
Besos, L

Isabel González dijo...

Al hilo de lo que nos aportan a los españoles los inmigrantes hispano-hablantes, recuerdo a una niñera ecuatoriana que cuidaba del amigo de uno de mis niños en el parque. Era una muchacha joven y de extracción humilde que para indicarle a su pequeño cómo se hacían los castillos de arena, utilizaba el verbo 'apelmazar' con toda naturalidad. Un uso absolutamente preciso para explicar que había que apretar la tierra dentro del cubo. Jamás he oído a ningún español pronunciarlo, ni a los licenciados, y eso que frecuento el parque y que estoy atenta. También es cierto que Edilma decía "manitos" en vez de "manitas", pero estas menudencias se 'perdonan'. El día que oiga a un español medio usar el verbo apelmazar os lo cuento. Besos y mil gracias a los del otro lado del océano que tanto nos enriquecen.

Clara Obligado dijo...

manitos... para mi es un misterio por qué en España se dice "manitas" y no "manitos"... De mano, manitos, ¿no? Hay un montón de ejemplos que arman el diminutivo sin cambiar el género, siempre me ha sorprendido. En Argentina también se dice "manitos" y se utiliza el verbo "apelmazar" de manera coloquial. No creo que haya un castellano mejor o más valioso que otro, en todo caso el castellano peninsular sólo lo hablan 40 millones de los cerca de 400 millones de hablantes que tiene el idioma... El tema es, como siempre, quién puede venderlo. Un tema muy polémico, la verdad.

María dijo...

Yo creo que habia oído: "ser un manitas" y lo había interpretado como "ser muy hábil".
Lo de hablar una lengua fuera del territorio es muy especial...A mí me asombra gente que acá ha perdido lenguas valiosísimas, como el vasco, el italiano, por ser consideradas estas lenguas poco elegantes en su momento de inmigración...mejor suerte han corrido el inglés y el francés, que han sido consideradas prestigiosas.Acá es habitual ver gente que no habla la lengua de su madre, por ejemplo...algo muy duro, realmente...

Clara Obligado dijo...

Leonor, sí, justamente lo que se cita es "Salsa" que fue, en su momento, recibida con críticas bastante duras aquí, me decían que estaba muy marcada por ¡La colmena de Cela! Lo tomé, lo recuerdo, como la imposibilidad del crítico de ver algo más allá de la propia nacionalidad. ¿No se daba cuenta de que era un tema totalmente nuevo en este país? De hecho, creo que Salsa es la primera novela sobre la emigración escrita por un emigrante en suelo Español!

María Sainz dijo...

Jajajajajaja Clara, a mi me sucede al revés, no entiendo por qué mis amigos latinoamericanos dicen "manitos" y no "manitas".
Veamos:
la mano (femenino)...la manita
el cazo (masculino)...el cacito
A mí me parece sencillo...
Ah, y lo de "ser un manitas" a mí también me suena a sinónimo de "hábil".
Por cierto, felicidades por el regalo que te han hecho al citarte en la nueva gramática....Supongo que ha sido para bien, porque al final no has dicho si te han puesto como ejemplo positivo o negativo...¡Seguro que positivisimo!
¡Feliz 2010 para todos los blogueros"

Clara Obligado dijo...

la mano, la manito, de la misma manera que "la moto", "la motito" femenino, terminado en o, hace el diminutivo en o, claro, y no en a. O sea, "la mano, la manito". Es lo que siempre me ha parecido, me encantaría que me explicaran por qué aquí es "la manita". En fin, tal vez sea como el misterio de la Santísima Trinidad... Y no, nunca sabré por qué me citaron, a menos que me lea en detalle los dos tomos de la gramática...

Andrés Neuman dijo...

¡Hola, buena gente! Antes que nada, quería desearle a todo el mundo por aquí feliz año y mandarle un beso grande a mi amiga clara. Es bonito (y lindo, y chévere) el debate que se ha generado en torno al diminutivo de "mano". Si me permitís una opinión hispanoargentina, mestiza, para mí lo preferible sería utilizar la mano para su fin más noble: para estrechárnosla. El idioma tiene dos orillas, dos manos, y ambas pueden aliarse. No se trata, por tanto, de intentar dilucidar cuál de las dos formas (manito o manita) es más "lógica" o "verdadera", sencillamente porque ambas son sensatas y justificables. Mirar el castellano de otra forma sería sumar variantes, en vez de ponerlas a competir. En este sentido, el espléndido Diccionario Panhispánico de Dudas tiene mucho que enseñarnos, y demuestra que ha evolucionado quizá más que nosotros. Sobre el debate manito/manita, las academias de la lengua admiten, entienden, explican y validan ambas. Cito:

"Es femenino: la mano. Para el diminutivo son válidas las formas manito y manita. Lo habitual en la formación de los diminutivos de nombres que acaban en -a o en -o es que el sufijo conserve la misma vocal final del sustantivo, independientemente de cuál sea el género gramatical de este: la casa > la casita, el mapa > el mapita, el cuadro > el cuadrito, la moto > la motito. En el caso de mano, excepcionalmente, se han generado ambas formas; así, manito, que mantiene la -o final del sustantivo, es la forma habitual en la mayor parte de América: «Saluda a Cámara con la manito» (Cuzzani Zorro [Arg. 1988]); y manita, que se ha generado atendiendo al género gramatical del sustantivo mano, y no a su vocal final, es la forma que se usa habitualmente en España y en México: «Nomás se despidió con la manita» (Monsiváis Ofensiva [Méx. 1979]). Menos frecuente es el diminutivo manecita, también correcto: «Él, enamorado, apretaba más la tierna manecita» (Derbez Usos [Méx. 1988])".

¿Y por qué no? Nada hay de misterioso ni de ilógico en las tres variantes. Nuestra lengua es diversa y razonable cuando va y cuando viene. Disfrutemos de esa suerte. Saludos con la manecita,

Andrés Neuman

Andrés Neuman dijo...

A propósito, una posdatilla (o posdatita, je...):

Nunca he sido muy partidario de utilizar el argumento numérico para dirimir estas cuestiones: "En España no hay ni 50 millones de hablantes", "en Latinoamérica son más de 300", etcétera, como si la gramática fuese un simple combate artimético. Muchos errores gramaticales están muy extendidos, y no por eso son válidos (hoy casi todo el mundo confunde, por ejemplo, "deber" con "deber de"). Además, Latinoamérica no es una unidad lingüística, así que tampoco se trataría de 50 millones vs. 350 millones: en realidad no se habla igual en Bolivia que en Uruguay. Pero es que además, si quisiéramos recurrir al dudoso argumento cuantitativo en el caso de "manito" o "manita"... ¡fijaos qué salomónica es la lengua! España y México (donde según el diccionario se dice "manita") no están lejos de sumar 200 millones de hablantes. Bastante parecida a la suma de todos los demás países, donde se dice "manito".

Mi madre decía "manito". Mi novia dice "manita". ¡Haya paz, hispánicos!

María dijo...

¡ Qué divertido! En algún momento nos teníamos que encontrar discutiendo por la gramática...lo cual muestra que nos apasiona, es nuestro tema: ¡alcemos las manitas/os para aplaudirnos!
A mí, por ejemplo, "las manitas" me parece más referido a un infante recién nacido, en cambio, llevo a mi nieta "de la manito" (no sé si el diccionario puede explicarlo todo)...Viva nosotros y nuestras interesantes pasiones linguísticas...¡olé!

Clara Obligado dijo...

es cierto, manita, para mi, tiene un toque infantil, posiblemente se use así en Argentina. Por ejemplo, "qué linda manita, que tengo yo... etc." En realidad, la lengua la hacen los hablantes, y la modifican también. Apuesto, con Andrés, no por un habla mestiza, que eso es evidente, sino también por una lengua mestiza, sin tantos "así no se dice" o "eso está mal". Pero no seamos ingenuos, este tema siempre esconde, a pesar de nuestras buenas intenciones, una cuestión política y económica.

María dijo...

Un poco de gramática sí..legalizando los cambios linguísticos..Si no, me temo que los norteamericanos nos saquen hablando spanglish...esos no dan puntada sin nudo.

Nuria Sierra dijo...

Estoy de acuerdo con que existen unos intereses político-económicos que rigen el sistema lingüistico. En general, para los españoles no existe otro español que el de la península, el resto son variantes "deformadas" por el uso y la mezcla en diferentes territorios que no son la "metrópoli". Y el que paga pone sus normas, los andamios de esta Nueva Gramática que tendré que sustraer/pedir prestada/hurtar o ahorrar 120 euros.
A mi me gusta el bastardismo en el habla y que mis amigos venezolanos y colombianos me sorprendan con otro uso/significado diferente de las palabras. Es como aprender un nuevo idioma.

David dijo...

En todo de acuerdo con Andrés... A estas alturas, hablar de formas 'verdaderas', 'auténticas' o 'adecuadas' entre las diversas variantes del español resulta no sólo innecesario o superfluo, sino también peligroso. ¿Cómo puedo uno pretender que su variante es mejor que la que se utiliza en otro país? De la soberbia al nacionalismo estúpido no hay más que un paso. Cuantas más variantes, más riqueza, y más posibilidades para escapar de la unilateralidad y el dogmatismo.

Armando Minguzzi dijo...

Estimada Clara: leo, y debe ser por mi trabajo en la Academia Argentina de Letras, con atención el elegante y activo intercambio en torno a los diminutivos de mano. No quiero, en este caso, hacer un extenso comentario gramatical, más bien quisiera comentar en este espacio y para todos los que participan del blog algunos datos sobre el Diccionario Panhispánico de dudas y la Nueva Gramática. En verdad es la primera vez que participan las Academias Americanas de la Lengua Española en la confección en la Gramática del Español directamente, una tendencia que sigue a la práctica iniciada con el Diccionario Panhispánico de Dudas. Sin embargo, y perdón que esto me ponga muy marxista, el reconocimiento de una realidad que exceda lo peninsular en términos lingüístico sigue siendo simbólico. Las academias americanas colaboraron con su propio material de investigación y con horas de trabajo (de su personal pagado por los estados americanos) a tan magna obra (me refiero, en este caso, al Diccionario Panhispánico de Dudas), en retribución algunas becas fueron pagadas por la Real Academia en América y al final de la obra solo le correspondieron, en el mejor de los casos, algunos euros a algunas de las academias americanas, el resto de las ganancias de la enorme venta del Panhispánico ¿no saben a quien le quedó?
“Espasa, camisa blanca de mi esperanza”
Nadie se pregunta tampoco, ya que hablamos de lenguaje y por ende de literatura, ¿por qué la literatura latinoamericana entra en el mercado norteamericano solo a través de las editoriales españolas?
Un dato y solo un dato, pero que bien vale como fondo explicativo sobre el reparto de lo que un viejo semiológo italiano (Rossi-Landi) llamaría la plusvalía del lenguaje.
Celebro la discusión en torno a la lengua, en verdad sigue siendo un material tan escurridizo que ni los estados ni las academias pueden controlar, y de eso bien podés hablar vos Clara, o acaso no fue muy lindo eso de llevar a pasear viejos vocablos argentinos a la península para que se quedaran y dotaran de melancolía a lo hablado en tierras madrileñas. Bueno querida Clara, felicitaciones por entrar en la gramática, creo que vos/tú también deberías pedir tu parte de lo recaudado.

Pd. Para la próxima sería bueno empezar a hablar de ese monstruo que llaman “español neutro”, otro invento de las editoriales. ¿No?

María dijo...

Mmmm....un especialista, evidentemente...para que veamos que todo tiene un correlato en lo económico...Vuelvo a recomendar a mi admirado W. Benjamin, que sabía unir misteriosamente lo estricto de la doctrina con los claroscuros del alma...y por eso es un genio.

Isabel González dijo...

Conocí a una chilena que decía que en Chile era muy graciosa, pero que aquí, en España, no lo era tanto porque no dominaba los tacos. Qué razón tenía. Las palabrotas son un tesoro del idioma peninsular. Sobre todo para los que provenimos del norte. Y hablando de risas, improperios y conexiones lingüísticas y políticas, no os perdáis el siguiente enlace. De aplaudir con las manitos, las manitas e incluso con las manecitas.

http://www.youtube.com/watch?v=FkM0-JKztpw

Clara Obligado dijo...

Armando, me gusta el enfoque que hacés del tema, yo también pienso que esto es bastante menos ingenuo de lo que parece, y tal vez por eso, también, es tanto más interesante. Como bien dice Andrés, no se puede comparar España con América Latina, porque es comparar un país con un continente, pero sí que se hace usualmente, en antologías, diccionarios, ponencias, cátedras universitarias. Nuestros principios como escritores, y los de la venta del idioma son distintos, es verdad, pero ambas perspectivas existen y coexisten. Un tema apasionante, la verdad. Isabel, gracias por el enlace, beso a Ud. en las manecillas del reloj.

Alicia Ferrera dijo...

Coincido plenamente con Armando. Se trata de hegemonía (perdón que me ponga un poco gramsciana) que es una forma de imposición más políticamente correcta.
Y para muestra, un botón muy pequeño: yo soy latinoamericana, que es una manera de adscribirme a la patria grande, un ideario; pero me gustaría saber quién inventó los vocablos iberoamérica e hispanoamérica, que no son inocentes en absoluto. Son excluyentes de una gran realidad del continente.

Clara Obligado dijo...

Y sí. Yo siempre digo que me hice feminista leyendo el diccionario de la Real Academia, el machismo de las palabras recogidas es tan brutal que me explicó muchas cosas. Nada es ingenuo, Alicia, por suerte, posiblemente por eso es también tan interesante.

Orlando Romano dijo...

Yo recuerdo la Manota de un compañeo de quinto en mi carita por haberle robado un caramelo. También me viene a la memoria la tierna manito de mi rubia vecinita de al lado, apretando la mía. Manos que saludan, manos que se cierran, que se abren, que se juntan en un rezo, manos que acarician, manos que cortan una flor, manos que escriben... Cualquier vocablo es correcto, ellas siempre cumplen con su destino. Mejorar una vida o empeorarla: transforman el mundo.

Ginés S. Cutillas dijo...

Enhorabuena Clara por abrir el camino de las "mujeres vivas" en una obra de tal envergadura.
En cuanto caiga una en mis manos, os buscaré con devoción.

Un abrazo desde la Barcelona lluviosa.

Ginés

María dijo...

Yo lo que digo es que si la Gramática sale 120 euros, me siento a esperar que mi hermana me la regale...

Clara Obligado dijo...

Muy bien, María, bien hecho, esperar sentado es lo mejor para las largas -e infructuosas- esperas.

María dijo...

Nada de eso: espero recibir mi Gramática, sin la cual las dudas me carcomen...Prometo , en cambio, leerla enterita y encontrar a los nombrados...de paso les diré con qué matices lo son: ejemplo, crítica, uso para corrección, alabanza, etc, etc, etc...

Nuria Sierra dijo...

María, para que la espera sea más amena, dile a tu hermana que en la FNAC tienen una super-oferta para socios: 114 € !!! Que tengas suerte! :)

María dijo...

Gracias, Nuria, ya eso me parece más económico, realmente...

María Sainz dijo...

¡Vaya lío que se ha montado! Yo soy española, pero no considero que lo mío sea mejor o más correcto, no me gusta que se generalice con eso. Ni con nada. Solo digo que a mi mi madre me enseñó a decir "manita" y a Clara la suya "manito", y no pasa nada. Es divertido. Me alegro de que Andrés Neuman haya aclarado las cosas. Por suerte la lengua está viva, y los debates también.
En cuanto a los dos tomos e la gramática, a mí también me parecen caros.
No se si servirá, pero como me llamo igual que la hermana de Clara, voy esperar sentada a ver si a mi también me cae algo...

elisabeth dijo...

Aún con riesgo de repeterme, quiero decirte que te lo mereces. El sueño, el café con leche, el camisón y el intenso trabajo de tantos años, hablan por sí mismos... !Enhorabuena!

Clara Obligado dijo...

Gracias, Elisabeth, prometo quitarme el camisón, ponerme el abrigo, y encontrarnos a tomar un café compartido. Un abrazo.

Rafael dijo...

Mi enhorabuena, Clara. Menuda profe de altura que he tenido para aprender a escribir. Que contento estoy.
Cariños, como decis por ultramar.

Clara Obligado dijo...

Gracias, Rafael, me alegra mucho verte otra vez por aquí. Por cierto, muy pronto va a salir vuestro libro, estoy muy contenta con cómo está quedando. Un abrazo

Armando Sequera dijo...

Si España se hubiese mantenido dentro de sus fronteras, como la mayoría de los estados europeos, su idioma sólo sería conocido por sus actuales ciudadanos y pocos miles de curiosos o amantes de la hispanidad.
Pero, en cierto momento de su historia, España se expandió en un big bang geográfico, llevando su lengua a otros continentes, en tanto formaba el célebre imperio donde jamás se ponía el sol.
Al ser implantado en otras latitudes, con costumbres, fauna, flora y necesidades distintas a las españolas, era obvio que el idioma empezase a nutrirse –que no contaminarse–, con infinidad de vocablos provenientes de las lenguas nativas.
Hoy en día, la existencia de “sucursales” de la Real Academia de la Lengua Española en todos los países hispanoparlantes demuestra que el español es uno de los idiomas más vigorosos del planeta.
Por otra parte, no puede olvidarse que los idiomas son organismos “vivos”, que evolucionan según las necesidades de sus usuarios.
Pensar que el español es hoy sólo la lengua de España, sería tan absurdo como ver el inglés como el idioma exclusivo de los ingleses.
El expansionismo tiene múltiples consecuencias y una de ellas –inevitable–, es el uso y abuso del idioma que se impone, por parte de aquellos a quienes, en algún momento, se les impuso.
La mayor parte de las palabras son comunes en todos los lugares donde se habla español, pero en cada lugar hay jergas y giros idiomáticos propios de cada lugar. Esto, incluso, sucede en la propia España, donde la lengua se nutre de los idiomas regionales.
¿Cuál español es el correcto? Todos. A mi parecer, todos, debido a que nos pertenece a todos sus usuarios por igual. Creo que sólo personas con una mentalidad tan nacionalista como la de una bacteria –cuyas fronteras están limitadas al tamaño de una gota de agua o un guijarro–, verán el español que se habla en España como el único correcto.

Gustavo A. Ordoño Marín dijo...

¡Enhorabuena, eminencia! Me he perdido un interesante debate y una gran noticia por no conectarme más a menudo. Bueno, aún quiero aportar mi granito. Circula por Internet el típico mensaje de "acertijo-relexión", donde un padre y su hijo viajan en coche. Tienen un accidente mortal. Fallece el progenitor, el hijo ingresa grave en un hospital de provincias. Ningún médico se atreve a operar al niño a vida o muerte. Sin embargo, un prestigioso cirujano de la capital se ofrece a hacerlo. Cuando, desconfiados, le cuestionan su capacidad, el especialista replica: "¿cómo no voy a a operar a mi propio hijo? Ya os imagináis en qué consiste el "juego"; el misterio del padre muerto que se ofrece a intervenir a su hijo se sostiene porque nadie piensa que la eminencia puede ser...¡la madre! El puñetero machismo latino (¿no hay machismo anglosajón? ¿en el lenguaje o dónde sea?, pregunto). En fin, Clara, qué me alegro, pero no me extraña, eminencia. Besos,
Gus

Clara Obligado dijo...

Gracias, Gustavo, pero ya me conoces, yo, de eminencia, no tengo nada de nada. Un abrazo, Clara