Páginas

30.11.09

Isak Dinesen y la magia de contar

“Durante los años que pasé en África, cuando tenía mi granja en las montañas, nunca me imaginé que volvería a vivir en Dinamarca. Cuando supe que iba a perder la granja, cuando estuve segura de que no podría conservarla, empecé a escribir los cuentos: para olvidar lo insoportable”. (Retratos. Truman Capote. Ed. Anagrama).

¿Has leído a Isak Dinesen? ¿Otra cosa, que no sea "Memorias de África" ¿Qué cuentos suyos recomendarías? ¿Cuál piensas que es el secreto de su magia? Aquí la vemos junto a Mailyn Monroe, Carson McCullers y Arthur Miller.

Os ofrecemos uno de sus relatos más célebres, recomendado por Mariángeles Fernández, editora. Se trata de "La historia inmortal", llevada al cine por Orson Wells. Esperamos vuestros comentarios.



45 comentarios:

María dijo...

Sí, claro que la leí como cuentista también...

Sebastián dijo...

Mi cuento favorito es "El acre del dolor", no sólo porque me resulta una historia que conmueve desde el punto de vista épico, sino también por su relación con la tragedia griega. Me gusta su moralidad siempre paradójica, en muchos momentos recuerdo cuentos de Isak Dinesen que me han enseñado algo que no tiene que ver con la moral tradicional.

Ricardo dijo...

Yo elegiría "El festín de Babette", me encanta su resolución, la sensualidad con la que habla de la comida. Y también me interesa mucho su discurso sobre el arte, lo importante que es, para una artista, crear. Además, demuestra que lo que está bien hecho gusta a todo el mundo, ya que los comensales son gente ruda. De alguna manera Dinesen confía en que cualquiera puede comprender el arte, aunque no tenga formación.

María dijo...

Qué curioso...mi cuento favorito, o al menos el que recuerdo como más impactante de ella, también es " El acre del dolor"...No lo había puesto para no referirme a un cuanto tan triste al comienzo de este recorrido de los cuentos de la autora.

Carmen dijo...

Me parece que Isak Dinesen siempre es un poco triste, tiene un fondo melancólico, y también una gran profundidad con respecto a lo que es vivir. A veces entusiasma, porque sus ideas son geniales, a veces deja un fondo de tristeza porque observar la realidad sin edulcorantes produce esa sensación. Pero siempre es divertida. El Festín de Babette, por ejemplo, es un cuento triste y alegre a la vez, muestra una gran esperanza en cuanto a las posibilidades del arte, pero al mismo tiempo ilumina la vida de la pobre gente o el paso del tiempo dejándote una sensación agridulce. Una autora imprescindible para los que disfrutamos del cuento...

Gustavo A. Ordoño Marín dijo...

Pues creo recordar haber leído “el Festín de Babette” en alguna clase presencial del taller, aunque no estoy seguro; me gustó por lo que apunta Ricardo y porque la sensualidad alimentaría debe reconocerse como derecho fundamental en la ONU. Soy ex alumno de Clara y tenía ganas de participar en este blog, pero no sacaba tiempo. Me animó más la foto de la Dinesen con la Monroe que la literatura. Mi pasión por el cine clásico y por ciertas damas de la época dorada de Hollywood, las sirenas del siglo XX, como la propia Monroe, la Gadner o la Kelly, me hicieron bucear en Internet en ese instante que refleja la foto y he encontrado este artículo de otro blog, http://www.ojosdepapel.com/Index.aspx?blog=423&r=1
Pero para quienes no quieren profundizar en la sensualidad o magia del encuentro, adjunto unas líneas del mismo:
“McCullers organiza una cena para que se conozcan, y al final de la misma, las dos mujeres, las dos celebridades tan radicalmente diferentes, terminan la velada bailando descalzas sobre la mesa ante la incrédula mirada de todos los que allí estaban. La escritora danesa disfrutó tratando a los escritores que conoció en Nueva York, a Carson McCulleres y a Miller entre ellos. Pero quien la dejó pasmada fue la actriz, fue Marilyn. De ella escribió: “No es que sea hermosa, aunque lo es de un modo casi imposible, es que irradia a la vez una vitalidad sin límites y una increíble inocencia. Me recordó a un cachorro de león extraviado que me trajeron en África mis criados nativos. No me quedaría nunca con ella”.

No, no se quedó con ella. Las dos murieron al año siguiente, casi a la vez, con la sincronización de dos seres que han bailado juntos, muy juntos.”

María dijo...

¡ Qué buena la imagen de Marilyn Monroe como un cachorro de león! Esa imagen es buenísima porque describe a la vez a las dos mujeres, a la descripta y a la que describe...Pega a dos puntas.

María dijo...

Qué bien escribe!

" Estas mujeres de ojos oscuros y hablar suave pueden resultar muy caras, pueden costarle a un hombre su vida o su razón.
-Sólo nos queda esperar que ahora sean menos caras- dijo uno de los dos amigos, llamado Carl- y las consigamos a precio rebajado."
En Carnaval, "El oso y el beso".

Clara Obligado dijo...

Gloriosa Dinesen, esto es justamente lo que quiero decir cuando comento que es una escritora "moral". No en el sentido de la "moral correcta", o llamada correcta, en absoluto, sino en el sentido de que dice cosas que me hacen pensar cómo vivo, cómo vivimos. Por otro lado, como todo buen escritor, ilumina aspectos sorprendentes de la realidad. Y bienvenido, Gustavo, hace tiempo que no sabía de ti, me alegra mucho que aparezcas por el blog.

Rafael Camarasa dijo...

Hola, Clara. Soy Rafael Camarasa.Me cuelo en tu Blog para darte las gracias por los textos que seleccionaste para la antología "Por favor, sea breve 2", y espero, a partir de ahora, poder participar en él, y enriquecerme con el debate y las opiniones que se suscitan en sus páginas. Un saludo.

Marioneta dijo...

Uno de mis libros favoritos es "Siete cuentos góticos". Pero siempre aviso al recomendarlo que tiene un ritmo lentíiiiiisimo, al estilo de la literatura del XIX :). No a todo el mundo le gusta.

Entre ellos, "las carreteras de Pisa", con un argumento soberbio, y mi favorito (aunque se que no es el mejor): "el anciano caballero"

Marioneta dijo...

Un detalle de "siete cuentos góticos" que se me ha olvidado poner arriba: Las palabras tienen un ritmo, incluso en la traducción, que a mi parece pensado para ser leido y escuchado en voz alta. :)

Clara Obligado dijo...

Sí, es cierto, muchos cuentos de Dinesen tienen el ritmo de la narración oral, es difícil de conseguir eso, ¿no?

Clara Obligado dijo...

Hola, Rafael, gracias por tu visita, y no tienes nada que agradecerme, la agradecida soy yo, tus textos me gustaron mucho. Espero verte más por aquí y que te hagas seguidor de nuestro blog, tu opinión nos interesa, un abrazo fuerte.

María dijo...

Dinesen tiene, me parece, esa habilidad que suele tener la literatura sajona (y ella la tiene en grado sumo), para escribir temáticamente con un registro muy amplio. Es capaz de describir un escenario burgués,y es capaz al mismo tiempo de meternos con osos, fantasmas, lobos..Y a veces de hacerlo en el mismo cuento. Como si dijera claramente que la realidad es así de amplia. Además sabe pasar de un extremo al otro con habilidad de patinadora.Imperdible.

Isabel González dijo...

Soy una auténtica 'zoqueta' y no me queda otro remedio que contestar: "No, no he leído los relatos de Isak Dinesen y ni siquiera he leído 'Memorias de África'(por supuesto y como buena gandula, he visto la película)". En fin, me estoy dando cuenta de que no he leído a demasiadas mujeres estupendas (chas, chas, sonidos de autoflagelación). Y ésta es una de las cosas que más me gusta de este blog. Que me acercáis a autoras geniales. Pero sois demasiado rápidos. Yo aún estoy con la deliciosa y brutal a un tiempo Alice Munro. Cuando acabe con ella (o ella acabe conmigo, nunca se sabe) me pondré con 'la Dinesen' que promete lo suyo. Gracias por abrirme tantas ventanas. Me retiro a los pantanosos bosques de Vancouver.

Clara Obligado dijo...

No te preocupes, Isabel, la semana que viene tendrás colgado un cuento de Dinesen, y es cierto, si no has leído a demasiadas mujeres, hay mucho pero mucho por leer, ya que existen magníficas cuentisas, en particular en la tradición anglosajona. Por cierto, esperamos que algún día puedas pasarte por el taller para comentar lo de "La virgen albanesa", de Munro, comenté tu trabajo y todo el mundo estaba muy interesado...

Isabel González dijo...

Leeré el relato que se cuelgue, no lo dudes. Por supuesto que me encantaría pasarme por el taller, pero mis tardes están muy cotizadas y he de preverlo con cierto tiempo. A ver si encontramos un día que nos venga bien a todos. Ya me dirás cuándo podría ser. Hablamos. Un beso y me quedo a la espera del cuento y de la fecha.

María dijo...

Lo de "deliciosa y brutal", para Alice Munro está muy bien adjetivado...¡perdón, ya sé que esto es irse de costado, pero me gustaron los adjetivos! Quizás también se podría adjetivar así a Dinesen.

Isabel González dijo...

Lo sé María, lo sé. Anda pendiente una apasionante tertulia sobre 'Vándalos'. Pero tendría que volver a leerlo por lo menos, una vez más. Si como dices, se pueden aplicar los mismos adjetivos a Isak Dinesen, seguro que me gustará. ¡Ay, estas melifluas damas como saben jugar con fuego!

María dijo...

Eso...nadie quiso discutir conmigo "Vándalos"...Una lectura más y vamos...

Clara Obligado dijo...

Volveremos a Alice Munro después de Navidades, paciencia, ahora estamos viendo ejemplos de cuento largo, leímos La Sirena, de Lampedusa, y ahora el de Dinesen. Vamos en orden...

Haydée dijo...

Gracias, por el cuento de Isak Dinesen, lo he disfrutado enormemente.

La sirena de secano dijo...

Hola Clara? en la primera página del cuento enlazado de Dinesen falta texto, le he imprimido porque me resulta cansado leer en pantalla, cansado e impersonal, en papel mejor, lo dicho, falta texto creo vaya. Tengo que leer a Hipólito que hace tiempo vi una entrevista suya en AV Papel y me llamó la atención especialmente una cosa que dijo y que comparto al cien por cien, venía a ser algo así: cuando estoy bien no me hace falta escribir, tengo pendiente a Hipólito. Cuando haya leído a Dinesen cuelgo comentario, si es que tengo algo interesante que aportar al respecto claro.

Clara Obligado dijo...

No encuentro dónde falta texto, dímelo, así lo soluciono. Y espero tus comentarios, seguro que tienes algo para aportar. Un abrazo

La Sirena de secano dijo...

Bueno Clara, pues después de leer las 36 páginas( menos la primera que como ya te dije está incompleta, sólo hay una frase y el resto de la 1ª página está en blanco y pasa a la 2ª donde continúa con - destruyó cuantos objetos...-) lo único que puedo comentarte es que se lee como si estuvieras cayendo a un precipicio, como si esperaras en algún momento la revelación del por qué de esos tres personajes, de si el viejo viene a ser algo así como un dios humano o de si la moraleja final del cuento es que todo se repite. Tengo que decirte también que cumple el casi canon de cualquier buen cuento con esa bellísima historia de amor de Virginie sin ninguna sensiblería y con ese trágico final de amor perdido y recordado, pero hay cosas que se me escapan, esas citas del profeta y la historia del cristianismo porque a mí las religiones me han pasado de largo y sospecho que esas citas no dejan de ser parte o fondo de esta historia. En fin, ya te dije que no podría aportarte gran cosa sino el placer que me ha supuesto leer esta bella historia. Gracias, por cierto, llegué aquí pensando que esta era una página en la que también escribía Hipólito G.Navarro y como hace tiempo que persigo leer algo de él, si crees que me puedes dar una orientación respecto al título de su libro y la ed. que lo publicó te lo agradecería, sino ya miraré en el archivo de AV de papel. Hasta pronto.

Clara Obligado dijo...

qué bien que hayas llegado buscando a Hipólito, Mira, te recomiendo "El pez volador", editada el año pasado por Páginas de Espuma, la encontrarás sin duda en la librería "Tres rosas amarillas", de Madrid, una buena librería especializada en cuento. El cuento, en mi página, sale completo, debe de ser un fallo informático, qué pena, y tus comentarios me interesaron mucho. Ya hablaremos de las citas, pero creo que el tema no es lo religioso sino el debate de si se puede convertir la ficción en realidad. Dinesen, más que en clave religiosa, debe ser leída en clave trágica, está muy marcada por la tragedia griega y por su estructura. Ya seguiremos conversando, espero. De momento, un abrazo fuerte.

Isabel González dijo...

‘La historia inmortal’ me ha dejado una enorme impresión de extrañeza. A mi parecer, tiene un par de virtudes esenciales que son el planteamiento y el ritmo. Como ya habéis dicho, es perfecto para ser narrado oralmente y la idea central de convertir la ficción en realidad es el pilar que mantiene en pie todo el relato. ¡Genial! Atrapa. Me gusta que no escamotea escenas. Relata los encuentros cruciales, el 'background' de cada protagonista y añade detalles que le dan verosimilitud a la acción como el muchacho corriendo agarrado al guardabarros del carruaje. La prosa no me sorprende demasiado y me molesta alguna vacilación: ¿el señor Clay rejuvenece o envejece durante la representación del cuento? Y es que los personajes son eso: personajes más que personas. Tienden más al arquetipo. Dónde se ha visto a alguien que no sepa qué es un libro de ficción. El criado es rastrero y la dama venida a menos, una mujer de vida licenciosa. El marinero, apuesto, salvaje e infantil. Pero esto actúa a favor más que en contra, pues al saber rápidamente a qué atenernos, el cuento fluye con mayor rapidez y nos permite saltar a la segunda lectura. La metafórica que creo que es lo que más le interesa. Expresar algo muy complicado o tal vez, muy simple. Que el tiempo no puede correr hacia detrás igual que no se puede inventir el proceso de ‘ficcionar’ la realidad. Que la realidad y el tiempo quedan siempre detrás, lejos, como el rumor de esa concha final.

Habrá que leer más de esta señora: Isa

Nuria Sierra dijo...

De Dinesen no había leído ni "Memorias de África" (la película me pareció un pastelón) así que desvirgarme con este cuento ha sido revelador.
Me ha recordado a la tradición oral de "Las Mil y una noches", historias que se transmiten boca a boca hasta alcanzar la categoría de leyenda. Es interesante el tema: ¿la ficción está basada en la realidad? ¿o lo que nos ocurre es mejor vivirlo y no contarlo? ¿escribimos para recordar o para olvidar? Lo mejor del relato es la pasión de los personajes por protagonizar su propio cuento, por tener algo que contar.

Inma Castellote dijo...

¡Qué maravilla el cuento de"La historia inmortal"! Lo leí de un tirón. Daría para un análisis largo.

Mariángeles Fernández dijo...

¿Sabías que fue el escenario que eligió Orson Welles para situar Cantón fue Chinchón? Es de no creer. En el mediometraje que hizo, con una talludita Jeanne Moreau como Virginie, ella sale asomada a un balcón con el supuesto puerto de Cantón al fondo... que ¡es la plaza de Chinchón! El genio Welles, que hizo de Mr. Clay, consiguió hacer creíble ese escenario. Una pasada de bonito.

Clara Obligado dijo...

Hola, Nuria, hay muchas cosas para comentar en lo que dices, que ya charlaremos, pero me queda una idea: ¿no te parece que la vida misma de los personajes es mucho más novelesca que la historia que buscan representar? El viejo avaro que no sabe qué es una historia, el judío y su vida errante, las penurias de la dama, la historia del marinero... La verdad es que la zona de la historia que Dinesen plantea como "real" nos lleva de sorpresa en sorpresa, su estructura tiene algo de galera de mago. ¿Dónde está el límite? ¿Qué tiene más prestigio, la realidad, o la ficción? Y, por fin, ¿qué es lo que es realmente inmortal? Veo que Isabel, en su comentario, apunta al tema del tiempo como tema central... Y esa misteriosa caracola que cierra la historia.La verdad es que este cuento, que en apariencia es casi un cuento de hadas, es muchísimo más complejo de lo que parece en un primer momento...

Isabel González dijo...

Cuántas cosas interesantes apuntadas. Uf. Las de Nuria y la anécdota de Mariángeles. Y sí. Tienes razón Clara. La vida de cada personaje es más interesante que la anécdota que tratan de representar. Pero todos esconden su historia, su pasado, porque es triste. Mientras que la historia que pretenden representar es alegre y tal vez eso es lo que hace que se transmita. Sin embargo, cuando la ponen en práctica y la comedia se convierte en tragedia sobreviene de nuevo el silencio. El marinero dice que jamás la contará.

Clara Obligado dijo...

Eso es genial, el fracaso absoluto de la intención de convertir la ficción en realidad. El viejo, que era quien quería demostrar que esto era posible, muere, y el marinero, corta la transmisión oral, con lo que termina con la historia. ¿Qué permanece, entonces? ¿la vieja historia, con sus leyes y su magia? ¿Y cuál es la moraleja? Porque si entendemos esta historia en clave de relato popular, que lo es también, tiene que haber una moraleja... No moralina, claro. Dinesen es una maravilla.

Isabel González dijo...

¡Exacto! Ésa es "madre del cordero" de este relato. Dinesen es una maga.
¿Que cuál es la moraleja? Así, de repente, que nuestros sueños nunca cumplen nuestras expectativas. Por ejemplo.

Clara Obligado dijo...

¿O que la ficción es siempre más pálida que la realidad? ¿O que mezclar ambos campos merece un castigo? ¿O que lo que perdura es lo que es falso? ¿O que el arte de inventar historias es sublime?

Isabel González dijo...

Me ha gustado eso de que lo que perdura es lo que es falso. Suena hasta a sacrilegio.

María dijo...

No, no, no voy a mezclar Munro con Dinesen...

Sebastián dijo...

He terminado el cuento, y me encanta esa especie de juego de cajas chinas, donde de una historia sale otra historia, otra historia, otra historia. Es como si cada ser humano tuviera algo importante para contar. Con Isak Dinesen uno siempre tiene la impresión de que nos está hablando de cosas importantes...

Ramón Acín dijo...

Una delicia.
Besos.
Ramón

evohe dijo...

Yo también me enganché a la historia y no pude parar hasta el final, con ese ambiente clásico, como de las 1001 y noches,como Scherezade, relatando por la noche para no morir, lleno de referencias mitológicas,de influencia griega, de tradición oral. ¡Tiene tanto el cuento! Ví a Ulises, las sirenas, Simbad el marino, el judío errante, la historia dentro de la historia, Mr. Scrooge, Isaías...
Animo a quien no lo haya leído todavía que no pierda el tiempo y nade en él.
Carmen Peire

Gustavo A. Ordoño Marín dijo...

Hola, compañeros del verbo…así saludaba a mis “compatriotas” del Taller de Clara. Gracias por la bienvenida profe, sigo muy liado y por eso no doy muchas señales de vida. A pesar de ello saco algo de tiempo para la Literatura y llevo enganchado a este blog desde el cuento de Lampedusa, que me gustó tanto que me dejó sin palabras para intervenir en el foro. Ahora busco en las cafeterías, durante mis muchos viajes de trabajo, algún anciano con pinta de catedrático que haya amado a una sirena. Quizás hay muchos, porque en estos tiempos que corren la calle está llena de marineros y de náufragos. Sobre el cuento de la Dinesen estoy con la Peire (besos, vallekana) y con otros que han comentado ese sabor a cuento oral de las “Mil y una Noches”. Incluso a mí me ha recordado a los albores de la escritura, porque los primeros escritos eran esas tablillas arcillosas (del barro nos crearon) de signos cuneiformes de los contables de las ciudades mesopotámicas, cuando los hombres/mujeres sólo relataban que Sumer le debía cien vacas a Akad y que Ugarit le vendía quinientas cabras a Babilonia. Por eso el viejo no se cree que puedan existir otros cuentos que no sean los apuntes contables, y yo empiezo a creerlo también…el rumor de la concha es lo que nos gustaría oir…contar…escribir. Besos y felices fiestas para todos.
Gus

Ángela Montero dijo...

Hola: Soy del taller de lectura.Acabo de imprimir el cuento de Isak Dinesen para leelo y trabajarlo con Camila después de vacaciones.He leido TODOS los comentarios que hacéis en el blog y me han puesto a cien, así que no escribo más y me pongo a leer como loca.Ya os contaré cuando lo termine.Felices fiestas.

Raul Brasca dijo...

Sí, a mí me pasa como a Carmen Peire: el cuento me remite a los cuentos fantasiosos, orientales y no orientales. De paso te felicito, Carmen, por tu libro "Principio de incertidumbre", especialmente por el cuento que lleva ese título. Me encantó. Vuelvo: lo que más aprecio del cuento de Dinesen es la historia con sus personajes, la estructura general del relato, el clima y la expectativa que crea. Lo que menos me gustó es cierta gratuidad, cierto sacrificio del rigor con el objeto de atrapar la atención de quien lee. Por ejemplo, los personajes suelen tener cambios muy abruptos de conducta que magnetizan al lector pero que luego no tienen ninguna consecuencia ni explicación. Es un detalle, porque el cuento no necesita de estas trampas, es narrativamente muy sólido, muy bueno. A quienes les gustó "La historia inmortal" les recomiento "Vathek", el famoso cuento árabe pretendidamente anónimo que fué escrito en francés por el aristócrata inglés William Beckford. Felices fiestas y lo mejor para 2010.
Raúl

Clara dijo...

Ángela, qué bien eso de gente que se reúne para leer, suena muy estimulante. Me imagino que habréis leído con Camila "El acre del dolor", así que este cuento te será más fácil de interpretar, en particular porque también trabaja sobre la impronta de la tragedia griega. Y estoy de acuerdo también con Raúl en señalar la expectativa que crea el texto, en algún punto la creación de tantos enigmas hace que funciona como un relato de intriga.