Páginas

26.12.12

Escribir.



En diciembre, El libro de los viajes equivocados recibía el IX Premio Setenil al mejor libro de relatos publicado en España en 2012. Para la entrega me pidieron que definiera mi poética, que se publicó, junto con un cuento, en una separata. Fue un ejercicio difícil que quiero compartir con vosotros, a la vez que os agradezco que hayáis estado conmigo compartiendo fiestas, reflexión y entusiasmo. Este es el texto:

Escribir

Escribo como quien pregunta, y al convertir las preguntas en historias, las levanto como en un teatrillo de sombras y las vuelvo ajenas.
Escribo como quien, a pesar de todo, no termina de comprender: un dolor, el miedo, la violencia, la fascinante maternidad, ciertas formas indescifrables del amor, el hecho de ser mujer o la distancia del extranjero.
Escribo como quien bucea en el cieno, como quien está perdido. Luego limito, encierro, doy un punto y final a ese punto infinito que se pierde en el universo.  
Escribo como quien levanta castillos de aire, como quien habita espacios que no conozco y que nunca visitaré, o abigarradas habitaciones que recorrí ayer. Escribo porque no pude ser arquitecta o jardinera, y visito entre palabras esas construcciones de aire. 
Escribo como quien lee, impulsada por la envidia de ciertas obras ajenas. Saqueo libros, experimento, desmonto páginas que venero y que no me pertenecen. Avanzo con las tropas de mis frases sobre esos campos minados. Soy una invasora de libros, una espectadora admirada, una replicante, una ladrona.
Escribo como quien intenta desmontar la felicidad de una metáfora o la fascinante arquitectura que sostiene la historia. Escribo borracha por la música de las palabras.
Escribo como quien juega con otros al gato y el ratón. Escribo y, en el instante de dar un zarpazo, me siento, a la vez, entregada y poderosa. Escribo como quien dialoga.
Escribo como quien dibuja enigmas, como quien esconde un secreto. Escribo impulsada por ese deseo imposible de comprender el secreto.   
Escribo porque no pinto, ni bailo, ni canto. Escribo porque me gusta cocinar. Escribo como quien sueña. 


Clara Obligado.

13 comentarios:

Carmen dijo...

Muy bonito Clara.

Carmen Dorado

Clara dijo...

Me alegra que te guste, y también tu comentario sobre Max Aub.

Simbilina dijo...

Me encanta Clara. Sencillamente, brillante. ¡Ojalá encuentre yo las palabras, para describir tan bien, por que escribo!

Clara dijo...

Eres muy amable, seguro que las encontrarás, cada uno tiene sus razones para la escritura.

Simbilina dijo...

Gracias Clara! Lo intentaré. Un abrazo. Eva García Romo

Esther Pérez dijo...

Escribo porque a medida que me vacío de palabras me lleno por completo de vida. Escribo porque al hacerlo puedo jugar a disfrazarme de pieles que no me corresponden que hablan como yo nunca lo haría (o sí), respiran pausada o aceleradamente, huelen aromas que yo desconozco y otros que crecieron conmigo, escuchan melodías que nadie me presentó y otras que aun mantengo latentes en mi oído porque un día me hicieron bailar, y se mueven por espacios creados por mí que quizás nunca tenga la ocasión de pisar con mis pies. Por eso escribo, porque me hace sentir un poco más viva, porque es un modo de expresión precioso y una manera de dejar algunos posos esparcidos en este mundo. Y escribo por algo básico, porque me divierte.

Isabel Cienfuegos dijo...

Sí, Clara. Escribes por todo eso, y enseñas a escribir. Y Aún más, enseñas a que cada uno encuentre sus razones y su voz.
Enhorabuena por las dos cosas y por el texto magnífico

Clara dijo...

Y muchos libros más para las dos, Isabel, al menos para ti. Un abrazo fuerte.

Irene Sasa dijo...

..y porque deseamos que sigas escribiendo para acompañarte en todas esas aventuras, descubrir secretos y disfrutar de tus tejidos de palabrería preciosa.
Porque te echaríamos de menos si callaras.
Porque tus palabras enhebradas son lo que quedará de tu paso por esta tierra.
Es tu don y tu compromiso.
Nuestra riqueza.

Clara dijo...

qué lindo, Irene... sñug. (Lagrimón emocionado).

José Luis Lejárraga dijo...

Clara:ambos, libro y poética, son de una gran belleza. "Escribo impulsada por ese deseo imposible de comprender el secreto". Tú eres la dueña del secreto, pero como persona generosa que eres, no lo guardas para ti. Te expones, lo muestras, nos señalas caminos y nos acompañas en la búsqueda. Un auténtico privilegio.

Clara dijo...

no hay secreto que cause más placer que un secreto compartido. Un abrazo fuerte, José Luis, y gracias por tus palabras...

Escritora dijo...

Me parece muy hermoso el que haya encontrado las razones que le dan vida a su escritura, disfrute mucho leerlo, de verdad.