Páginas

14.3.12

¿Por qué leer a Lovecraft? por Álvaro Belderrain


¿POR QUÉ LEER A H. P. LOVECRAFT?


Hoy es un buen día para leer a H.P. Lovecraft. ¿Por qué? Porque así podremos, usando sus propias palabras, llegar a “la suspensión o violación momentánea de las irritantes limitaciones del tiempo, del espacio y de las leyes naturales que nos rigen y frustran nuestros deseos de indagar en las infinitas regiones del cosmos…”

Norteamericano, nacido en 1890 en Providence - perdón, Arkham - este recluso de biografía fascinante, noctívago, enfermizo y decadente pero a la vez entrañable que se comunicaba sobre todo por carta y solo publicó en vida en revistas pulp (para él, cobrar por escribir era una deshonra) es considerado actualmente uno de los padres del horror contemporáneo.

Lovecraft revolucionó la literatura fantástica al arrinconar el castillo, el fantasma o el bosque encantado tradicionales y anticipar la ciencia ficción, la amenaza alienígena o la distorsión temporal no euclidiana. El núcleo de su obra se compone de una auténtica mitología propia de deidades maléficas originarias que no se molestó en sistematizar (no como otros, lo cual se agradece) y que, latentes, aprovechan cualquier resquicio o debilidad de los protagonistas de sus relatos para volver a la Tierra y causar estragos.

Poseía un estilo inconfundible, superpoblado de adjetivos hiperbólicos que puso los pelos de punta a más de uno (Borges le definió “parodista involuntario de Poe”) y sin embargo ¡funciona!, y hace que surja la magia. Sobre sus armazones recargados se crea una densa atmósfera – la palabra clave – única de terror cósmico, y sólo queda añadir su imaginación descomunal para conseguir algunos de los relatos más espeluznantes de la literatura, de los que apenas logró malvivir.

Hay que leer los Mitos de Cthulhu, auténtica Biblia Negra del cuento de horror, desde el primer al último tentáculo, a los escritores del círculo de Lovecraft que le rescataron de las tinieblas tras su muerte, a sus predecesores (escritores del género menos conocidos pero imprescindibles, como Algernon Blackwood o William Hope Hodgson), hay que perderse en las antárticas Montañas de la Locura, hollar la malsana Dunwich, deambular por Innsmouth y su puerto de bituminosas aguas, o por la colonial Arkham – perdón, Providence - de picudos tejados, viajar a la Kadath onírica, desempolvar el infame Necronomicón…

Hay que leer, en fin, a HP Lovecraft, y este es un buen día, pues hoy se cumple el 75º aniversario de… ¿su muerte?

«Que no está muerto lo que puede yacer eternamente /

y con el paso de extraños Eones incluso la muerte puede morir.»

(H. P .L.)

10 comentarios:

Clara Obligado dijo...

Álvaro, me gustó mucho tu nota, en cuanto tenga un tiempo, y aunque haya pasado la fecha, prometo releer a Lovecraft. Mi cuento preferido es "El color que cayó del cielo", lo descubrí a través de Cortázar.

Ale Díaz Bouza dijo...

¡Muy bueno, Álvaro! Si ya tenía yo ganas de chutarme también a Lovecraft con esta reseña a uno le surge la extraña necesidad de tener un relato ya en nuestras manos y devorarlo para testar su sabor...

No Estoy Autorizado A Revelarlo dijo...

Muy buen artículo.

Hace años que no leo al viejo HPL porque tengo cubierto el cupo de historias de terror, pero nunca había pensado que el terror de HPL estuviera "sistematizado", así que lo releeré un día de éstos, en comparación con los terrores que hay por el mundo va a ser casi un alivio...

Enhorabuena, muy bien escrito. A seguir así.

Anónimo dijo...

Presiento que pronto Lovecraft y tú haréis buenas migas.

Besitos

Álvaro Belderrain dijo...

Alejandra, te recomiendo que mezcles el cuento de "Los Sueños en la Casa de la Bruja" con los estudios de Física Cuántica, ya verás qué sensación...

Anónimo dijo...

Cada día que pasa te vas pareciendo más a un BRAVO.

Un abrazo muy fuerte,
Manolo and company

Clara dijo...

Buena idea, Álvaro, así escribí yo mi cuento "Agujeros negros". La mezcla de ciencia y literatura puede llegar a ser muy estimulante.

Victoria - juegos de Mario dijo...

Pues para qué postergarlo más, a leer a Lovecraft! Muy buen blog, saludos!

Pilar Gómez Esteban dijo...

Muy bueno lo de Lovecraft, Álvaro. Has encendido de nuevo las ganitas de releerlo. Muchas gracias.

María dijo...

Álvaro, qué cantidad de fans, vamos a hacernos camisetas con la cara de Lovecraft.