Páginas

19.4.11

De pupilas y muñecas. Etimologías.


Lo recordábamos ayer en clase. ¿Sabías que las palabras pupila y muñeca están emparentadas? En francés, donde muñeca se dice poupée, la relación (valga la redundancia), se "ve" más clara. Pupila viene del latin, pupilla, y quiere decir muñequita. Los latinos identificaban ambas palabras porque, si miras fijamente a alguien a los ojos, verás en ellos tu propia imagen reflejada, diminuta, convertida en muñequita. Bonita historia, ¿verdad?

15 comentarios:

nigella dijo...

"¡Eres la niña de mis ojos!"
Acabo de encontrarle un nuevo sentido a esta expresión.
Maravillas del lenguaje humano. Maravilla que hayamos sido informados con esa capacidad de razonar... y donde hay tanta luz no puede asombrar que la oscuridad sea más profunda.
En la penumbra luce más brillante el arco `iris´, por enlazar de nuevo con el tema de la pupila.

A propósito de lo que se puede hacer con esa capacidad:

"Ahora, ahora quiero escribir recuerdos de mi propio país. Sí, quiero escribir sobre mi país hasta que se agote mi bagaje. (...) Debe ser misterioso, como si flotara. Tiene que dejarles sin respiración. Tiene que ser 'una de esas islas...'. Lo contaré todo, incluso cómo rechinaba la cesta de la ropa en el 75. Pero se tiene que contar todo con un sentido del misterio, resplandeciente, con una incandescencia pasada, porque tú, mi pequeño sol de allí, te has puesto. Te has caído hacia el borde deslumbrante del mundo. Ahora me toca a mí representar mi papel".
Katherine Mansfield.

http://blogs.elpais.com/papeles-perdidos/

Clara Obligado dijo...

...qué buena que es...

Sebastián. dijo...

la etimología siempre me resultó apasionante. Gracias por este pequeño regalo.

nigella dijo...

Y para hacer un buen uso de la pupila lectora:

"En realidad, el único consejo que una persona puede dar a otra en lo referente a leer es que no siga consejo alguno, que sólo siga sus propios instintos, que sólo use su propia razón, que llegue a sus propias conclusiones. Sentado lo anterior, me considero en libertad para expresar unas cuantas ideas y sugerencias, por cuanto me consta que no permitiréis que estas ideas y sugerencias limiten una independencia que es la más importante cualidad que el lector puede poseer. A fin de cuentas , ¿qué reglas cabe aplicar a los libros?. (...). Dar entrada a autoridades, por muy togadas que sean, en nuestras bibliotecas y dejar que nos digan cómo debemos leer, qué debemos leer, qué valor debemos dar a lo que leemos, es destruir el espíritu de libertad que es la vida de estos santuarios. En todas las demás esferas del vivir, nos pueden atar mediante leyes y convenciones, pero en esta, no".
Virginia Woolf

Anónimo dijo...

...pero el mundo ha cambiado mucho, quien nos dicta ahora qué es lo que hay que leer son las modas y el mercado. Es bueno lo que se vende, y así vamos. Ojalá que los togados tuvieran algo que ver, ojalá que tuvieran la posibilidad de recomendarnos buenos libros...

nigella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nigella dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nigella dijo...

Virginia habla de autoridades "algunas togadas", pero autoridades al fin y al cabo.
Si lo hubiera escrito hoy hablaría de las modas, el mercado, El Canon...
No han cambiado tanto las cosas como parece, pienso yo.
No está de más animarnos a alcanzar la mayoría de edad de la que habla Kant: La que consiste en hacer uso del propio entendimiento. Incluso para decidir qué maestros elegimos.

Clara Obligado dijo...

Claro, libertad ante todo. Pero no seamos ingenuos pensando que elegimos lo que nos convencen de que es bueno, y no lo que elegimos de verdad. Elegir supone un criterio formado, o una buena red de amigos lectores en quien confiar. Un abrazo.

nigella dijo...

...por supuesto. Por eso digo que hay que usar el propio entendimiento también para elegir los compañeros de camino no porque sean "togados" sino porque sentimos que nos convienen.
Como aquí, Clara.
Abrazo.

Anónimo dijo...

Acabo de cumplir 41 años. Me he regalado 7 días de vacaciones para no hacer nada en especial. Mis hijas me han regalado un pañuelo para el cuello. Mi marido me ha regalado lo que lleva regalándome desde hace 20 años, unos cuantos libros. Temporada de fantasmas, El pez volador, De mecánica y alquimia, El último minuto. Y aunque no hay que seguir consejos ni recomendaciones ni autoridades, confieso mi debilidad de lectora ante el descubrimiento del gozo infinito de pertenecer a tu red, Clara. (Mar Horno).

Clara Obligado dijo...

Gracias, Mar, es verdad, ciertas redes no tienen precio, ojalá que cada vez seamos capaces de crear más redes lectoras. Además, hablando de puntos en común, acabo de descubrir que ambas somos de Tauro, ¿no?

Clara Obligado dijo...

Y, por cierto, muy buena la selección de libros. No hubieras llegado a ellos de ninguna manera, si no fuera por estas charlas sosegadas y estimulantes, ¿verdad? Estás leyendo a todos mis amigos...

Anónimo dijo...

A veces las casualidades asustan. Hace aproximadamente un año encontré por casualidad en una librería de Sevilla "Ajuar funerario". Absolutamente rendida a esta vuelta de tuerca del género que secretamente más me gusta, me puse a investigar sobre el autor y esa editorial de nombre tan evocador. En la web de Páginas de Espuma salió a relucir varias veces tu nombre como editora, escritora y directora maestra de ceremonias de escritura creativa. A veces sin buscar encuentras las mejores cosas. Tu Taller
y su red. Desde entonces estoy atrapada y encantada.(Mar Horno).

Un placer compartir horóscopo, a ver si se me pega algo.

Clara Obligado dijo...

Gracias, Mar, eres un encanto.