Páginas

17.3.11

Lluvia en San Sebastián...

Snif...

22 comentarios:

Jesus Esnaola dijo...

Disfruta de Donosti, Clara. Y disfruta de su lluvia porque, aunque pueda parecer más bonita y cómoda en un día soleado, la verdadera esencia de Donosti es con el cielo gris y el suelo mojado. La gente no suele apreciar la suerte que tiene de ver llover en Donosti.

Abrazos de un nostálgico.

MAGNOLIO dijo...

Tienes razón, Clara, llueve y está poco apetecible salir de casa, pero ha merecido la pena.

Enhorabuena a toda/os los que habeis participado (tanto delante, como detrás de la cámara de Luisa): ha sido un coloquio muy interesante, motivo de reflexión y, además, divertido.

Muchas gracias.

Isabel dijo...

Despues de la lluvia siempre sale el sol. Y con mucha más fuerza. Y a veces trayendo el arco iris.
Así será, estoy segura.
Isabel Cienfuegos

Lejárraga dijo...

Comparto la convicción de Isabel: la estela de la luz de ese arco iris será el camino de los sueños fecundos.
José Luis Lejárraga

Clara Obligado dijo...

Me ha llovido tantas y tantas veces encima que ya estoy acostumbrada a crecer con el agua. No os preocupéis, y gracias por vuestro afecto, que es el mejor paraguas del mundo.

María dijo...

Bueno, estoy de acuerdo...Despuès de la lluvia.....Abrazo.

Carmen dijo...

Un abrazo, Clara, y no dejes que el agua penetre en tu corazón.

Clara Obligado dijo...

Jamás, el agua es para navegar, darse baños calientes, hacerse un té. No para ahogarse. No en mi caso...

Eva dijo...

Madagascar, Clara, también llueve en Madagascar y es una isla muy fértil. De allí era el inolvidable dodo, los cuentos son inolvidables. Un abrazo muy grande.

Clara Obligado dijo...

Gracias, Eva, tal vez lo que verdaderamente importa es la memoria de las cosas importantes, ¿no? Un abrazo.

nuria sierra dijo...

Paraguas grande y a caminar bajo la lluvia. Cuántos relatos nos quedan! Ponte un abrazo fuerte fuerte.

carmen peire dijo...

Tras la lluvia, siempre, siempre sale el sol, que entonces se aprecia mucho más, como los buenos cuentos y la buena literatura. Tú eres nuestro sol. Nosotros tus estrellas. No podré ir el miércoles al taller, pero pensaré en ti cuando esté en Valencia hablando de Max Aub, porque salió del taller, como mi libro, como tantos otros.
Besos de futuro.

Anónimo dijo...

"Sobre los húmedos y negros tejados de las casas, el cielo es azul". Eso decían en mi casa.
Malena

Clara Obligado dijo...

Precioso, Malena, precioso. Tengo que reponerme un poco, pero el afecto es mucho más importante que todo lo demás. Y dile a la bruja que te devuelva el dinero, hay que ver...

María dijo...

Cuando èramos chicas, recuerdo salir a correr bajo la lluvia con algo gigantesco y oscuro llamado "capa de lluvia".
Era muy divertido, y siempre dejaba de llover en el momento màs inesperado, antes de que uno se hubiera aburrido.....Capa de lluvia, entonces, y a correr por ahì...

María Sainz dijo...

Clara, tu eres genial, no solo una excelente escritora, sino una buenísima persona, y muy fuerte, esa fortaleza que solo transmiten los que también se saben débiles. Un beso enorme.

Clara Obligado dijo...

Gracias a las dos Marías, a aquella con quien corría de chica protegiéndome de la lluvia, y a María Sainz, que bien sabe lo que cuesta conseguir las cosas...

Mariana Grekoff dijo...

LRPQLRMPC!!!!!!!!!!!!!!
mando un chute de mimos vía intravenosa. a granel.

Blanca Fernandez dijo...

Cuando era pequeña tenía una falda de cuadros verdes. Me gustaba ponérmela los días nublados. la llamaba mi falda de lluvia,me hacía sentir cómoda y especial.. y creativa. Lloramos por aquello que de verdad nos importa. Un beso muy fuerte, Clara.

Anónimo dijo...

Somos agua. Aunque no recuerdo en que porcentaje.
Quien haya creado el impermeable, el paragua y las botas, se olvidó de este detalle.

Por otro lado, esta Aral y el desierto de la canción que dice: like the desert miss the rain..

Un abrazo Clara.

Maria Victoria dijo...

¡Ay pena, penita, peeeeeena, ...!
Un beso MARIVI

Clara Obligado dijo...

¡Ele, mi niña!