Páginas

9.3.11

¿Ellas también cuentan? /2


Entusiasmada por el resultado de la nota anterior, en la que la lista de escritoras magníficas crecía y crecía, decidí ver qué es lo que pasa, en el Ministerio de Cultura, cuando llega el momento de repartir los Premios Nacionales de Literatura. ¿En qué proporción son recibidos por hombres, y en qué proporción por mujeres?

Premio Nacional de Literatura (entre 1984 y 2010)
24 hombres
3 mujeres.

Premio Nacional de Narrativa (entre 1977-2010)
33 hombres
2 mujeres
1 desierto

Premio Nacional de la Crítica (entre 1975 y 2011)
35 hombres
Ninguna mujer
1 desierto

Premio Nacional de Poesía (entre 1977-2010)
28 hombres
3 mujeres
2 desiertos

Premio Nacional de Ensayo (entre 1975 y 2010)
31 hombres
1 mujer
3 desiertos

Con el entusiasmo tan alicaído como la cara de Mafalda, pienso que los números cantan...



16 comentarios:

Anónimo dijo...

Buscando las posibles causas de estas cifras se me han ocurrido varias preguntas:

- ¿Escriben mejor los hombres que las mujeres?.
- ¿Es que hay más hombres escritores que mujeres escritoras y por eso el porcentaje es más alto?
- ¿Los jurados están compuestos mayoritariamente por hombres que valoran más a escritores que a escritas?.
- ¿Tienen los hombres más tiempo para escribir que las mujeres y son capaces de dejar en el camino más cosas para hacerlo?.
- ¿Se valora peor a las mujeres por el hecho de serlo aunque sus libros sean mejores?
- ¿Hay una temática de mujeres y ésta interesa menos que la de los hombres?
- ¿Editorialmente venden mejor los libros escritos por hombres que los escritos por mujeres?
- ¿Hay más hombres lectores que mujeres lectoras?.
- ¿En el siglo XXI ser mujer sigue siendo un menoscabo?.

La verdad, se me ponen los pelos como escarpias.
Mar Horno.

Anónimo dijo...

Sólo tengo algunos datos más o menos objetivos sobre todas tus preguntas razonables:
- hay más lectoras que lectores.
- en las carreras de filología, hay más mujeres que hombres.
- los premios comerciales los ganan tantas mujeres como hombres y, en general, venden más.
Pero cuando sube el "nivel literario" del premio, van desapareciendo las mujeres:
- No te acerques al Cervantes, porque verás los mismos resultados que en los Nacionales.
- No te acerques a los miembros de la Academia de la Lengua, porque te echarás a temblar (casi totalidad masculina, que empieza a corregirse muy tímidamente).
- No te acerques a catálogos de prestigio como el de Tusquets, Alianza, Anagrama o El Acantilado: las mujeres aparecen en un porcentaje mínimo....

Clara Obligado dijo...

Se me saltó, indignada, la tecla: el comentario anterior es mío.

Anónimo dijo...

Lo que yo pensaba, Clara, lo que pensaba, pero no quería decir. Un beso. Mar.

carmen peire dijo...

En fin, una radiografía como la vida misma, como en el resto de las facetas. En estos momentos, en el cómputo global de todas las carreras,el 70% de licenciaturas son femeninas y el 30% masculinas. A los cinco años, en la pirámide laboral, el 70% de los trabajos es masculino y el 30% femenino...
Carmen Peire

Palinka dijo...

¡No desesperemos!

Ellas también valen, y además mucho. Ellas, y las personas que les han apoyado y valorado hasta llegar a donde han llegado por un camino, que seguro para muchas no habrá sido fácil.

Cada una de esas mujeres que ha ganado un premio o que lo intentó, no solo ha hecho eso, sino que despejan el camino a otras muchas mujeres.

Si viésemos esos datos estadísticos plasmados en una gráfica por año, quiero pensar que las curvas van hacia arriba y que por tanto, cada año será mejor.

Sebastián dijo...

Pues no. Eso es justamente lo que preocupa del tema. En los premios del ministerio, la curva no es ascendente, en algunos casos es incluso descendente... pero arriba con el optimismo, siempre es una buena actitud.

nigella dijo...

Estoy de acuerdo con Sebastián.
A penas hay revista literaria que reseñe publicaciones de mujeres.
Una entre once. Y es que los cánones pesan mucho.
Ocurre lo mismo con los críticos y por ahí, creo yo, va la cosa.
Se necesitan mujeres críticas ejerciendo de mediadoras, de favorecedoras del paso de lo privado a lo público, papel que siempre jugaron los patriarcas...
Una labor que algunas feministas italianas propusieron mediante el affidamento una practica de confianza y cuidado mutuo entre mujeres. Mostrando de qué forma la ruptura entre la niña y la madre, propiciada por la cultura, es parte de la operación por la que las mujeres, separadas entre sí, sin poder construir una idea de comunidad entre ellas, se mantienen fieles al padre y a su cultura de dominio.
El desmantelamiento del Patriarcado sigue siendo la madre de todas las batallas para bien de unos y otras.

Sobre el canon literario:

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20100627/nostromo-05-felix-azua--fabio-flor/812736.shtml

y este estupendo vídeo de Chimamanda Adichie ¿la habíamos nombrado? No os la perdáis os sacará un gran sonrisa y aliento para seguir:

http://wildleaves.wordpress.com/2010/11/19/chimamanda-adichie-razona-sobre-los-peligros-del-pensamiento-unico/

elisabeth dijo...

¿Tendremos que volver al pseudónimo? Que poco avanzamos... Una Pena.

María dijo...

Como las Brontè...es verdad, lo màs creìble es la cuestiòn del peso del canon...¡Y yo que pensaba que lo del canon era un tema sin mucha importancia! No, no....y no sòlo para hombre/ mujer...en Argentina los premios son , en general, para los porteños,no para los provincianos...

Clara Obligado dijo...

En Argentina, en la unversidad, se estudian a muy pocas mujeres. Aunque muchas cátedras están dirigidas por mujeres, quienes integran el canon son, en su mayoría, hombres. Yo apuntaría a cómo se lee la literatura escrita por mujeres, hasta qué punto tenemos una mirada sesgada que nos impide valorar como interesante ciertas especificidades que, por cierto,también están presentes en la escritura de los hombres. Pero la literatura "masculina" se ve como "lo general", mientras que la literatura "femenina" se ve como la excepción a la regla, lo "raro". Y cuanto más prestigioso es el medio, más marcada es esta tendencia. Tal vez habría que plantearse qué conservadores son ciertos medios que, en primera instancia, parecen progresistas...

Isabel González González dijo...

Hemos logrado "abandonar" la casa para salir a trabajar, a ganar dinero, a hacer algo productivo. ¿Pero "abandonar" la casa para dedicarnos a vaguear, es decir, a escribir, a pintar, a componer..? ¡Es que nos hemos vuelto locas!

P.D: Léase "abandonar" entre comillas, porque por supuesto, lo que nos es dado es multiplicarnos por mil.

Clara Obligado dijo...

Sin embargo, ser escritor se considera algo muy prestigioso en un hombre... De nosotras depende hacernos valer, también es cierto.

Isabel González González dijo...

Claro que depende de nosotras. Claro, Clara. En masculino y en femenino.

nigella dijo...

...hay que deconstruir códigos y escalas de valores.
Pero el apoyo mutuo es imprescindible, en eso depende de nosotras.
Blogs como este, por ejemplo.
Construir nuestros propios cánones, diversos, antagónicos, dispares...
No imitemos en eso el principio de autoridad:¡EL CANON UNIVERSAL!JA,JA
El éxito, suele ser cuestión de mercado. La bondad puede tener éxito pero esa no es su meta.
El boca a boca, página a página, saca a la luz lo que permanece en silencio.
Y, Clara, de los progres librénme las diosas, que de los otros me libro yo. Ni siquiera se apercibieron ¡aún! que el progreso es el mito de la perdición.
Sin embargo, en sus cubículos nos desdeñan, sí. Mira cómo las mujeres egipcias que lucharon codo a codo en Tahir han tenido que salir a reivindicar que las tomen en cuenta y han sido insultadas y humilladas por sus compañeros...

http://www.amecopress.net/spip.php?article6314

Zsole dijo...

Atroz.