Páginas

12.5.10

Escribir y lavar


"Se debe escribir del mismo modo en que las lavanderas de Alagoas realizan su labor. Ellas comienzan con una primera lavada, mojan la ropa sucia en la orilla de la laguna o del riachuelo, estrujan las telas, las vuelven a mojar, las vuelven a estrujar. Colocan el añil, enjabonan y estrujan una, dos veces más. Después enjuagan, dan otro remojo más, ahora echando agua con la mano. Golpean la tela sobre la laja o sobre la piedra limpia, y vuelven a retorcerla una y otra vez, la estrujan hasta que del paño no chorree una sola gota. Sólo después de hacer todo eso tienden en la soga la ropa lavada, para que se seque. Pues quien se ponga a escribir debe hacer lo mismo. La palabra no fue hecha para adornar o brillar como un oro falso; la palabra fue hecha para decir."

Graciliano Ramos (Brasil) nació en Quebrangulo, Alagoas, en 1892 y murió en Rio de Janeiro en 1953.





15 comentarios:

Carmen dijo...

Me encanta esta idea artesanal de la escritura, de trabajo primoroso...

No Comments dijo...

Estoy de acuerdo en la comparación, pero requiere tanto esfuerzo que no está al alcance de todos.

Un saludo indio

Clara Obligado dijo...

No, claro que no está al alcance de todos. Solamente de los que estén dispuestos a entregarse a ella con todo su corazón. Y los lectores, agradecidos...

Sebastián dijo...

Me gusta mucho la idea de una prosa limpia, sin artificios, como diría León felipe, "sin caireles". Es muy difícil escribir así...

Rosa Borreguero dijo...

¡Qué matáfora tan auténtica! Es una pena que las lavadoras y Cronos
nos "seduzcan" a la hora de contar. Desde luego tomo nota y me bajo a comprar una papelera más grande.
Abrazos

Mariana dijo...

Probé con mi Zanussi, que al fin y al cabo hace más o menos lo mismo. Le puse tinta en lugar de detergente, pero me ahorré el suavizante por necesidades estéticas. Por papel puse una camiseta blanca y unos calcetines a rayas.
Me escribió unas manchas muy bonitas, aunque ininteligibles. :-P

Clara Obligado dijo...

No son ininteligibles, Mariana, son jeroglíficos lavanderiles que te tocará interpretar, ahí está la solución a todos esos cuentos que te cuesta terminar...

Mariana dijo...

y sino: www.esto-solo-lo-arreglamos-con-lejía.org

María del Pilar dijo...

"La palabra no fue hecha para adornar o brillar como un oro falso; la palabra fue hecha para decir". Leer estas líneas mueven algo profundo en mí y recuerdo que la palabra desnuda, la exacta (esa que buscaba J.R.Jiménez) fue antes incluso que la propia luz... Sí, es eso, la palabra fue hecha para Crear.

María dijo...

Son opiniones: por varios caminos se llega a Roma. Estoy de acuerdo en las varias pasadas de agua y jabón, pero no creo que haya que confundir eficacia de la escritura con evitar un estilo complejo...
(desde la América barroca)

Clara Obligado dijo...

son puntos de vista, me parece. Y más barroco que un escritor brasileño... De todas formas, no creo que una escritura barroca se aleje de la búsqueda de la palabra exacta.

María dijo...

¡Me gustaría leer a Graciliano Ramos! ¿Es novelista, cuentista, poeta? Brasil tiene fama de tener excelentes poetas, en la tradición galaico portuguesa.
He leído algunos y son buenos, trágicos, oscuros, totalmente opuestos a la versión turística de Brasil.

Clara Obligado dijo...

Acaba de editarlo en Argentina Beatriz Viterbo, te dejo un link para que veas si te interesa:
http://www.beatrizviterbo.com.ar/int/libros.php?id=293&autor=Graciliano%20Ramos&isbn=978-950-845-244-3

Zsole dijo...

Nunca me gusto lavar a mano. ¿Podíamos poner otro ejemplo?

nigella dijo...

Lo que más aprecio es lo de tender al sol... Algo ¡prohibido! en la ciudad.

Buen consejo, Clara.